Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Hepatitis: síntomas, causas y tratamiento

La hepatitis es la inflamación del hígado, que generalmente es causada por virus o el uso de medicamentos. Los síntomas de la hepatitis normalmente surgen pocos días después del contacto con el virus y se manifiestan a través del color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos, y su tratamiento depende de lo que originó la enfermedad.

Hay varios tipos de hepatitis, pero los más comunes en América latina son las hepatitis A, B y C que normalmente pueden ser curadas con el medicamento adecuado.

Hepatitis: síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas de la hepatitis pueden variar ligeramente según el tipo de virus involucrados, pero generalmente se manifiestan en la fase aguda de la hepatitis, a través de:

  • Dolor de cabeza y malestar general;
  • Dolor e hinchazón abdominal;
  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos;
  • Orina oscura, el color es como el de la coca cola;
  • Heces claras;
  • Náuseas, vómitos y pérdida de peso sin causa aparente.

La hepatitis B normalmente no presenta síntomas y progresa lentamente. En los pocos casos que presentan síntomas, estos pueden ser fiebre, color amarillento en la piel y los ojos y malestar general, y un 95% de las personas con hepatitis B pueden lograr la cura, aunque hay casos de hepatitis B crónicos.

El diagnóstico de la hepatitis puede ser hecho por la observación del paciente y por la confirmación diagnóstica a través del examen de sangre que evalúan la presencia del virus de la hepatitis en el cuerpo (anti-VHA, VHB y VHC). Eventualmente la hepatitis también puede ser diagnosticada a través de una ecografía abdominal.

Posibles causas

La principal causa de la hepatitis es la contaminación con virus, bacterias o parásitos, siendo que en América Latina los virus de la hepatitis A, B y C son los mayores responsables de los casos de hepatitis en estos países. De esta forma, las causas de la inflamación en el hígado pueden ser:

  • Infección con virus de la hepatitis A, B, C, D, E, G; bacterias o parásitos causantes de la hepatitis;
  • Uso no controlado de algunos medicamentos;
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas;
  • Ingestión de setas, champiñones u hongos venenosos.

La hepatitis también puede ocurrir debido a algunas enfermedades como por ejemplo Lupus Eritematoso, síndrome de Sjögren, fibrosis quística, enfermedad inflamatoria intestinal, anemia hemolítica, artritis reumatoide, esclerodermia o glomerulonefritis.

Cómo se transmite la hepatitis

La transmisión de la hepatitis puede ocurrir por el contacto fecal-oral o por el contacto con sangre contaminada. Algunas formas de contaminación más comunes son:

  • Compartir jeringas;
  • Tener relaciones sexuales sin condón;
  • Consumir alimentos o agua contaminados por heces;
  • Contacto con orina o heces de una persona infectada.

Otras formas de contaminación menos comunes son la transfusión sanguínea antes de 1990, y de madre a hijo a través del parto normal, cuando no se realizó el control prenatal correcto.

Hepatitis: síntomas, causas y tratamiento

Prevención de la hepatitis

En relación a la prevención de la hepatitis se recomienda colocarse las vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B, usar condón en todas las relaciones sexuales, no compartir jeringas y adoptar medidas de higiene como lavarse las manos siempre después de ir al baño y antes de comer. Además es importante ser cauteloso al realizarse piercings o tatuajes exigiendo materiales nuevos o debidamente esterilizados.

Cómo se trata la hepatitis

El tratamiento para la hepatitis se puede hacer sólo con reposo, buena alimentación e hidratación. Sin embargo, en algunos casos el médico puede prescribir el uso de medicamentos como por ejemplo Interferón, lamivudina, adefovir, dipivoxilo y entecavir.

Los medicamentos contra la hepatitis pueden provocar efectos secundarios como irritabilidad, dolor de cabeza, insomnio y fiebre, por lo que muchos pacientes abandonan el tratamiento sin el conocimiento del médico, comprometiendo la cura de la hepatitis. A pesar de que estos son síntomas desagradables son más frecuentes al inicio del tratamiento y tienden a disminuir con el uso de analgésicos, antidepresivos o antiinflamatorios.

El tiempo de tratamiento puede variar entre 6 a 11 meses, dependiendo del tipo de hepatitis y de la respuesta inmunológica del paciente. Durante todo el tratamiento se debe tener cuidado con la alimentación preferiendo alimentos de fácil digestión, siendo recomendado seguir una dieta para tratar la hepatitis.

¿La Hepatitis tiene cura?

La mayoría de las veces la hepatitis tiene cura, pero en algunos casos, cuando el individuo no es debidamente tratado o no sigue las orientaciones del médico, la enfermedad puede generar complicaciones siendo mucho más difícil su cura, e inclusive pudiendo causar daño hepático y la muerte.

Los casos más graves pueden requerir hospitalización para controlar la enfermedad porque la hepatitis crónica aumenta el riesgo de desarrollar cirrosis, y a su vez la cirrosis aumenta el riesgo de cáncer de hígado. Otras complicaciones de la hepatitis pueden ser glomerulonefritis del virus de la hepatitis B y la crioglobulinemia del virus de la hepatitis C.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...