Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la Gammagrafía Ósea y cómo se realiza

La gammagrafía ósea es un examen de imagen usado, la mayoría de las veces para identificar puntos de inflamación causados por infecciones, artritis, fracturas, alteraciones en la circulación sanguínea del hueso, evaluación de prótesis óseas o para investigar causas de dolor en los huesos, por ejemplo.

Para realizar este examen es necesario que se inyecte en la vena un radiofármaco, como Tecnecio o Galio, las cuales son sustancias radioactivas. Estas sustancias son atraídas por el tejido óseo enfermo después de 2 horas, lo que puede ser registrado utilizándose una cámara especial, que detecta la radioactividad y crea una imagen del esqueleto.

Este examen acostumbra a ser realizado en hospitales o centros de medicina nuclear y debe hacerse solamente bajo indicaciones médicas.

Cómo se realiza

La gammagrafía ósea se inicia con la inyección por la vena de un radiofármaco que, a pesar de ser radioactivo, se administra en una dosis segura para el uso en personas. A continuación, se debe esperar al período de captación de la sustancia por los huesos, lo que lleva alrededor de 2 a 4 horas, pudiendo regresar a casa durante este tiempo, siendo necesario evitar contacto con embarazadas o bebés, y beber cerca de 6 a 8 vasos de agua para eliminar el resto de radiofármaco que no se acumuló en los huesos.

Después de esperar, el paciente debe orinar para vaciar la vejiga y acostarse en la mesa de exploración para comenzar el estudio. Este utiliza una cámara especial que registra las imágenes del esqueleto en una computadora. Lo lugares en donde el radiofármaco se concentró más se destacan, lo que significa una intensa reacción metabólica en la zona, como se muestra en la imagen.

Qué es la Gammagrafía Ósea y cómo se realiza

La gammagrafía ósea puede realizarse para alguna región específica o para el cuerpo entero y, normalmente, el examen dura entre 30 y 40 minutos. El paciente no necesita acudir en ayuno ni tener ningún cuidado especial o suspender la medicación. Sin embargo, en la 24 horas posteriores al examen, el paciente no debe estar en contacto con embarazadas o bebés, ya que pueden ser sensibles al radiofármaco que es eliminando durante este período.

Además, existe la gammagrafía ósea trifásica, hecha cuando se desea evaluar las imágenes de la gammagrafía en fases. De esta forma, en la primera fase se evalúa el flujo sanguíneo en la estructuras óseas, en la segunda fase se evalúa el equilibrio sanguíneo en la estructura ósea y, por último, se evalúan las imágenes de la captación del radiofármaco por loe huesos.

Para qué sirve

La gammagrafía ósea puede estar indicada para identificar las siguientes situaciones:

  • Gammagrafía ósea: utilizada en la búsqueda de metástasis óseas causadas por varios tipos de cáncer, como el de mama, próstata o pulmón, por ejemplo, y para identificar áreas de cambios en el metabolismo de los huesos.
  • Gammagrafía ósea trifásica: se usa para identificar alteraciones causadas por osteomielitis, artritis, tumores óseas primarios, fracturas, osteonecrosis, distrofia simpática refleja, infarto óseo, viabilidad del injerto óseo y evaluación de prótesis óseas. También se utiliza para investigar causas de dolor óseo en que no fueron identificadas las causas por medio de otros exámenes.

Este examen está contraindicado en mujeres embarazadas o durante el período de lactancia, debiendo ser realizado solamente bajo indicación médica. Además de la gammagrafía ósea, existen otros tipos de gammagrafía realizadas en diferentes órganos del cuerpo para identificar diversos padecimientos, como la gammagrafía cardíaca.

Cómo se reportan los resultados

El resultado de la gammagrafía ósea es entregado por el médico y normalmente consiste en un informe con la descripción de lo que se observó en la imágenes que fueron captadas durante el examen. Al analizar las imágenes, el médico busca observar regiones denominadas calientes, que son aquellas de color más evidente, indicando que determinada región del hueso absorbió más radiación, siendo sugestivo de degeneración ósea, inflamación, fractura o metástasis ósea, por ejemplo.

Las áreas frías, que son aquellas que se observan más claras en la imágenes, también son evaluadas por el médico e indican que hubo menos absorción del pigmento por los huesos, pudiendo significar la disminución del flujo sanguíneo en la zona o la presencia de un tumor benigno, por ejemplo.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje