Esquizofrenia paranoide: qué es, síntomas y tratamiento

La esquizofrenia paranoide es el tipo más común de esquizofrenia, siendo caracterizada por síntomas como delirios, alucinaciones, cambios en el lenguaje y alteraciones del comportamiento, como agitación e inquietud.

La esquizofrenia es un conjunto de trastornos psiquiátricos incapacitantes, que puede ser causado por factores genéticos, ambientales o alteraciones en los neurotransmisores. Conozca más sobre la esquizofrenia.

Aunque la esquizofrenia paranoide no tiene cura, el psiquiatra puede indicar tratamientos como el uso de medicamentos y psicoterapia, como la terapia ocupacional para ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de esquizofrenia paranoide son:

  • Delirios de persecución, celos o sobre una misión especial;
  • Alucinaciones, como escuchar voces que dicen groserías o dando órdenes para la persona o ver cosas que no existen;
  • Cambios en el lenguaje, en que la persona puede tener un habla desorganizada o inventar palabras;
  • Alteraciones en el comportamiento, que puede incluir agresividad y agitación;
  • Anosognosia, que es la falta de percepción o negación sobre la propia enfermedad.

Otros síntomas que también pueden surgir en la esquizofrenia paranoide incluyen pensamientos suicidas, falta de concentración, falta de entusiasmo o aislamiento social.

Cómo confirmar el diagnóstico

Para diagnosticar la esquizofrenia, el psiquiatra evalúa, por medio de una entrevista clínica, los signos y síntomas presentados por la persona, y antecedentes de salud familiar, por ejemplo.

El médico también puede recomendar la realización de exámenes como tomografía computarizada, examen de orina o de sangre y encefalograma, para excluir otras enfermedades, como tumores o demencia, por ejemplo.

Posibles causas

La causa exacta de la esquizofrenia paranoide no es totalmente clara, pero se sabe que es un trastorno que puede ser influenciado por la genética. Sin embargo, no todas las personas con un familiar con esquizofrenia desarrollarán este tipo de trastorno.

Además, otros factores que pueden aumentar el riesgo de esta condición incluyen alteraciones en la función de los neurotransmisores, como la dopamina y la serotonina; diabetes gestacional, problemas que afectan el desarrollo del cerebro antes del nacimiento, el uso de sustancias, como cannabis por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

Aunque la esquizofrenia paranoide no tiene cura, el tratamiento recomendado por el psiquiatra incluye el uso de medicamentos antipsicóticos para ayudar a controlar los síntomas de la enfermedad como aripiprazol, olanzapina, quetiapina y risperidona. Asimismo, pueden indicarse medicamentos ansiolíticos como diazepam y lorazepam, para controlar alteraciones comportamentales.

La terapia cognitivo conductual y la terapia ocupacional también pueden indicarse para ayudar a la persona con esquizofrenia a comprender y adaptarse mejor a su condición, mejorar la reintegración  social y la calidad de vida de la persona, además de evitar recaídas.