Delirio de persecución: qué es, cómo identificarlo y tratamiento

El delirio de persecución es una sensación frecuente de que se está siendo observado, se habla tras las espaldas de la persona o se es víctima de una intriga o persecución, pudiendo causar desconfianza constante de otras personas, aislamiento e inseguridad.

Generalmente, el delirio de persecución es causado debido a baja autoestima y poca autoconfianza, antecedentes de abuso físico o emocional, niñez exigente o perfeccionista, sin embargo, cuando hay otros síntomas, como pensamiento desorganizado, alucinaciones e impulsividad, puede indicar psicosis. 

La mejor forma de tratar el delirio de persecución es mediante el seguimiento de un psicólogo o psiquiatra, el cual investigará la causa del trastorno y, de esta forma, indicará medidas para combatir la sensación que causa incomodidad y malestar a la persona. Además, el psiquiatra puede indicar tratamiento con medicamentos antipsicóticos o antidepresivos, además de hospitalización, en casos graves.

Imagem ilustrativa número 1

Cómo reconocer el delirio de persecución

Las principales características de la persona con deliro de persecución son:

  • Creer frecuentemente que se está siendo observado o escuchado por otras personas;
  • Creer que se habla a las espaldas de uno, especialmente con comentarios desagradables, críticas o intrigas con intención de perjudicar;
  • Desconfianza excesiva de otras personas, evitando conversar o compartir información importante e ideas;
  • Pensar con frecuencia y sin motivo aparente que se intenta perjudicar a la persona, conspirando contra ella, persiguiéndola o mintiendo, por ejemplo;
  • Creer que la persona es culpada por todos los problemas, a pesar de que no estén relacionados con ella;
  • Criticarse excesivamente a sí mismo, haciendo comparaciones frecuentes con otras personas.

Además, la persona puede no darse cuenta de que no existen verdaderos motivos que justifiquen su desconfianza, lo que puede causar resentimiento, ira o sensación de inseguridad, haciendo que la persona se aísle.

Algunas veces, además del delirio de persecución, pueden estar presentes otros síntomas, como alucinaciones, confusión mental y agitación, pudiendo indicar esquizofrenia o delirio, por ejemplo. Vea otros síntomas de delirio.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el delirio de persecución generalmente se realiza con psicoterapia y, en caso de enfermedades como esquizofrenia, delirio o ansiedad, es importante el acompañamiento de un psiquiatra, pudiendo indicar medicamentos, como antipsicóticos y antidepresivos.

Principalmente, cuando el delirio de persecución es causado por baja autoestima y poca autoconfianza, se recomienda practicar actividad física regularmente y procurar ambientes y personas que den sensación de seguridad a la persona. 

Además, la psicoterapia es fundamental para vencer la dificultad se de relacionarse con otras personas, crear vínculos de confianza y lidiar con sentimientos de ansiedad y frustración.