Criofrecuencia: qué es, para qué sirve y cómo funciona

La criofrecuencia es un tratamiento estético, que combina radiofrecuencia con frío, que tiene varios efectos importantes entre los cuales se encuentran la destrucción de células de grasa, así como la estimulación de la producción de colágeno y elastina. Asimismo, esta técnica suele ser utilizada por quienes quieren eliminar grasa localizada, así como mejorar la elasticidad de la piel y reducir la expresión de algunas arrugas.

Esta es una técnica segura, no invasiva, completamente indolora. Sin embargo, debe realizarse en centros especializados por profesionales del área de la salud, ya que de esta forma se asegura de que el dispositivo está calibrado de forma correcta y la técnica sea realizada adecuadamente.

De esta manera, la radiofrecuencia puede ser considerada un tratamiento estético ideal para complementar la dieta y el ejercicio físico, dando una mejor apariencia a la forma corporal y a la piel.

Criofrecuencia: qué es, para qué sirve y cómo funciona

Para qué sirve la criofrecuencia

Las posibles aplicaciones de la criofrecuencia aún están en estudio, no obstante, esta técnica es muy utilizada para:

  • Eliminar grasa localizada;
  • Reducir la expresión de arrugas en el rostro;
  • Mejorar el contorno facial;
  • Tratar la flacidez, mejorando la elasticidad de la piel.

Dado que existe una diversidad de tratamientos estéticos capaces de eliminar este tipo de problemas de forma invasiva o no, siempre se recomienda hacer una consulta de evaluación para determinar cuál es la opción de tratamiento que puede producir los mejores resultados, así como conocer los riesgos asociados a cada técnica.

Cómo funciona la técnica

El dispositivo de criofrecuencia emite ondas de radiofrecuencia, que penetran en la piel hasta la dermis, que origina una elevación de la temperatura capaz de aumentar la producción de colágeno y elastina, proporcionándole más firmeza a la piel. Además, este aparato también enfría la capa superior de la piel, la epidermis, hasta una temperatura de -10ºC, causando destrucción de las células de grasa.

En la mayoría de los casos, los aparatos de criofrecuencia pueden funcionar solo con la producción de frío, así como con la combinación de frío con radiofrecuencia, y por esto, muchas veces el tratamiento es terminado solo con la producción de frío, para causar un efecto lifting en la piel, dejándola más firme.

Cómo se realiza la criofrecuencia

Para hacer correctamente la criofrecuencia, la zona a tratar debe ser dividida en pequeñas áreas, de un máximo de 10 x 20 cm, donde el aparato debe ser deslizado varias veces de 3 a 5 minutos en cada área.

En el caso donde el aparato tiene una  punta con un solo polo, conocido como monopolar, es necesario colocar una placa de metal debajo de la persona, para cerrar el campo de emisión de la radiofrecuencia. Cuando la punta tiene dos polos, conocida como bipolar, no se necesita la placa de metal, solo se usa el aparato directamente sobre la piel.

Cuándo se observan los resultados

Para obtener los mejores resultados, se recomienda realizar al menos 6 sesiones de criofrecuencia con intervalos de 21 días entre cada sesión. Sin embargo, el número total de sesiones varía de acuerdo al problema a tratar y la zona del cuerpo que deberá ser evaluado por el profesional.

Sin embargo, poco después de la sesión ya es posible observar algunos resultados, como firmeza de la piel y una mejor apariencia debido al aumento de la circulación sanguínea y de la nutrición de la zona.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • SILVA, Márcia Corrêa. Avaliaçao do Uso da Criofrequência como Terapêutica para a Redução da Adiposidade Abdominal. Trabalho de conclusão de curso, 2016. – UniCEUB.
  • BODY HEALTH. CrioFrequencia. Disponible en: <https://www.bodyhealth.com.ar/en/therapies/cryofrequency/>. Acceso en 25 Jul 2019
  • DA SILVA, Rodrigo Marcel Valentim et al.. Effects Of Cryofrequency on Localized Adiposity in Flanks. Manual Therapy, Posturology & Rehabilitation Journal. Vol.16. 550-551, 2018
Más sobre este tema: