Balanitis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La balanitis es la inflamación de la cabeza del pene, lo que provoca síntomas como irritación, enrojecimiento, comezón e inflamación de la región. Esta hinchazón suele ser causada por la infección del hongo Candida albicans, pero también puede ocurrir por una infección bacteriana o debido a una alergia al tejido de la ropa íntima o a algún producto de higiene personal.

Aunque pueda ocurrir en cualquier hombre o en niños, la balanitis es más frecuente en aquellos que no fueron circuncidados, ya que existe más facilidad para acumular secreciones, humedad, hongos y bacterias debajo del prepucio, lo que da como resultado inflamación.

El tratamiento de la balanitis es realizado por el urólogo y varía de acuerdo con su causa, pudiendo ser indicado el uso de pomadas o comprimidos antifúngicos, corticosteroides o incluso antibióticos.

Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los principales síntomas de balanitis incluyen:

  • Irritación, comezón intensa o dolor en el glande;
  • Enrojecimiento del glande;
  • Piel del glande firme y brillante;
  • Mal olor;
  • Aumento de la sensibilidad;
  • Ligera hinchazón del glande;
  • Dolor o ardor al orinar;
  • Secreción blanquecina o transparente bajo el prepucio, conocida como esmegma.

En algunos casos, puede incluso tornarse difícil halar la piel que cubre al pene, ya que esta se hincha y aprieta el glande debido a la inflamación.

Cuando surgen estos síntomas, es importante acudir al urólogo para que identifique la causa e inicie el tratamiento adecuado.

¿La balanitis es una infección de transmisión sexual?

La balanitis no es considerada una infección de transmisión sexual (ITS); no obstante, puede estar causada por sífilis, gonorrea, clamidia, VPH o tricomoniasis, por ejemplo.

En estos casos, la ITS puede ser transmitida a la pareja sexual mediante el contacto íntimo desprotegido. Vea los principales tipos de IST y cómo tratarlas.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la balanitis es realizado por el urólogo mediante la evaluación de los síntomas, antecedentes de salud y examen físico, observando las características de las lesiones en el glande y el prepucio. 

Por lo general, no son necesarios exámenes adicionales; sin embargo, dependiendo de lo que el médico observe en el examen físico, puede ser realizada una toma de muestra de las secreciones del pene para posteriormente evaluarla en el laboratorio y, de esta forma, identificar el microorganismo responsable por la infección.

Asimismo, otros análisis pueden ser solicitados por el médico de acuerdo con los síntomas presentados, como examen para el virus del herpes, sífilis, tricomoniasis, sarna o Mycoplasma genitalium, por ejemplo. 

Causas de la balanitis

La balanitis puede estar causada por infecciones, siendo más común la candidiasis por el hongo Candida albicans, que normalmente está asociada a la diabetes no controlada y a la mala higiene personal; no obstante, también existen causas no infecciosas. Vea cómo identificar y tratar la candidiasis en el hombre.

De esta manera, las principales causas de balanitis incluyen:

  • Mala higiene personal;
  • Alergia a espermicidas, látex del preservativo, jabones, geles de baño, tejido de la ropa íntima o medicamentos;
  • Traumatismos;
  • Enfermedades, como insuficiencia cardíaca, nefrosis o cirrosis;
  • Obesidad mórbida;
  • Infecciones por bacterias, como estreptococos beta-hemolíticos del grupo A y del grupo B o Gardnerella vaginalis;
  • Infecciones de transmisión sexual, como sífilis, tricomoniasis, gonorrea, VPH o clamidia.

Además, algunas enfermedades de la piel, como eczema o psoriasis, por ejemplo, también pueden surgir en la región íntima, causando balanitis.

Tipos de balanitis

Existen cuatro tipos de balanitis, los cuales incluyen:

1. Balanitis de Zoon

La balanitis de Zoon, también conocida como balanitis clásica, balanitis de células plasmáticas, balanitis plasmocitaria de Zoon o balanitis circunscrita plasmocelular, es el tipo más común de balanitis, que afecta principalmente a hombres de edad avanzada y no circuncidados, lo que provoca una inflamación crónica en el glande y en el prepucio.

La causa exacta de este tipo de balanitis no es completamente conocida, pero se cree que está relacionada con la irritación causada por el exceso de humedad, calor y esmegma bajo el prepucio.

2. Balanitis circinada

La balanitis circinada es un tipo de balanitis que puede surgir en hombres que tienen artritis reactiva, lo que provoca heridas en la cabeza del pene, además de otros síntomas de balanitis.

3. Balanitis pseudoepiteliomatosa queratósica y micácea

La balanitis pseudoepiteliomatosa queratósica y micácea es un tipo más raro de balanitis, la cual afecta con mayor frecuencia a hombres con más de 60 años de edad, provocando verrugas escamosas en la cabeza del pene. 

4. Balanitis xerótica obliterante

La balanitis xerótica obliterante, también conocida como liquen escleroso del pene, puede afectar no solo el glande, sino también el prepucio y la uretra, causando manchas blancas en el pene y/u obstrucción de la uretra.

La causa exacta de la balanitis xerótica obliterante no es totalmente conocida, pero se cree que puede estar causada por traumatismos, infecciones o inflamaciones crónicas.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la balanitis debe ser llevado a cabo bajo la orientación del urólogo y varía de acuerdo con la causa de la misma y la gravedad de los síntomas, siendo siempre recomendado tener una higiene adecuada de la región, mantener el pene siempre limpio y seco y utilizar ropa interior de algodón. 

Asimismo, el médico puede indicar el uso de medicamentos para tratar la balanitis, tales como:

  • Pomadas antifúngicas, como nistatina, clotrimazol o miconazol, en los casos de infección por Candida albicans;
  • Pomadas corticosteroides, como hidrocortisona, para reducir la inflamación y los síntomas de la balanitis;
  • Pomadas antibióticas, como clindamicina o mupirocina, en los casos de infección por bacterias;
  • Antifúngicos en forma de comprimidos, como el fluconazol, en los casos de candidiasis más grave.

Además, en los casos donde la balanitis fue causada por infecciones de transmisión sexual, el médico debe indicar el tratamiento más adecuado de acuerdo con el tipo de ITS. También es importante que la pareja sexual realice el tratamiento y el uso de preservativo en todas las relaciones sexuales.

En caso de que exista alergia al látex del preservativo, otras opciones incluyen el uso de preservativos de poliuretano o poliisopreno, o el preservativo femenino, por ejemplo. 

Posibles complicaciones

Las principales complicaciones de la balanitis incluyen dolor, formación de heridas o úlceras dolorosas en el pene, estrechamiento de la uretra, que dificulta la micción, y transformación en lesiones malignas (cáncer) o premalignas, principalmente en los casos donde la balanitis se torna un problema crónico y recurrente.

Asimismo, otras complicaciones son el desarrollo de parafimosis, que es una emergencia médica, o fimosis, por ejemplo. Conozca mejor qué es la fimosis y cómo se trata.