Anorgasmia: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en abril 2021

La anorgasmia es un trastorno que causa dificultad o incapacidad para llegar al orgasmo. Es decir, la persona no logra sentir el punto máximo de placer durante una relación sexual, incluso si hay una intensidad y estimulación sexual que se considere normal, por lo que comienza a tener una disminución del deseo sexual debido a la frustración. 

Este problema afecta principalmente a mujeres, y puede estar causado por factores físicos o psicológicos como ansiedad y depresión y/o uso de drogas o ciertos medicamentos, los cuales impiden la sensación de placer que caracteriza el orgasmo, pudiendo causar incomodidad y dolor. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

El principal síntoma de la anorgasmia es la ausencia de orgasmo aun cuando hay estimulación adecuada durante el acto sexual. Asimismo, también pueden surgir síntomas de dolor testicular, en el caso de los hombres; o dolor en el vientre bajo o en la región anal, en el caso de las mujeres, lo que puede generar una aversión al contacto sexual. 

La anorgasmia puede ser causada por envejecimiento, problemas físicos debido a enfermedades que afectan la región reproductora del cuerpo, como diabetes y esclerosis múltiple, cirugías ginecológicas como la histerectomía, uso de medicamentos para controlar la presión alta, depresión o alergias, o consumo excesivo de alcohol y cigarro. 

Además, este problema también puede deberse a presión psicológica, cuestiones religiosas, problemas personales, antecedentes de abusos sexuales, culpa por sentir placer con el sexo o debido a problemas en la relación con la pareja. 

Tipos de anorgasmia

Existen 4 tipos de anorgasmia, los cuales son:

  • Primaria: el paciente nunca ha experimentado un orgasmo;
  • Secundaria: el paciente solía sentir orgasmos, pero dejó de tenerlos;
  • Circunstancial: el paciente puede alcanzar el orgasmo únicamente en ciertas situaciones, tales como durante la masturbación o el sexo oral, pero no en otras ocasiones específicas, como en el sexo vaginal o con una determinada pareja, por ejemplo;
  • Generalizada: el paciente es incapaz de experimentar el orgasmo en cualquier situación.

De esta forma, el diagnóstico es realizado por el médico con base en los antecedentes clínicos y sexuales del paciente y en la evaluación física para identificar la presencia de alteraciones en los genitales. 

Opciones de tratamiento

El tratamiento de la anorgasmia debe ser orientado por un urólogo o ginecólogo y, por lo general, se realiza mediante cambios en el estilo de vida, terapia psicológica, terapia sexual y el uso de ciertos medicamentos.

1. Cambios en el estilo de vida

Se debe procurar conocer mejor el propio cuerpo por medio de la estimulación del apetito sexual, la cual puede llevarse a cabo mediante la masturbación o el uso de vibradores o juguetes sexuales que aumenten el placer durante el contacto íntimo.

Asimismo, se pueden experimentar nuevas posiciones y fantasías sexuales que estimulen las sensaciones de bienestar y placer.

2. Realización de terapia sexual

Tener terapia sexual de pareja o individual ayuda a identificar qué causa el bloqueo en el momento del contacto íntimo y a encontrar soluciones para superar este afección.

Además, la psicoterapia también ayuda a evaluar problemas de la infancia o hechos de la vida que afectan la percepción del placer en el sexo, como represión por parte de los padres, creencias religiosas o traumas causados por abusos sexuales, por ejemplo. La terapia también puede ayudar a tratar problemas actuales que puedan estar causando estrés y ansiedad, que son factores que se reflejan en el contacto íntimo. 

3. Uso de medicamentos

El uso de medicamentos es indicado para controlar enfermedades que puedan estar causando la disminución del placer sexual, como diabetes y esclerosis múltiple. 

El médico también puede indicar medicamentos en forma de pastillas o cremas que contengan hormonas sexuales para estimular los órganos reproductores, especialmente en mujeres posmenopáusicas. No obstante, es importante que la persona sepa que no existe ningún medicamento específico para tratar la anorgasmia.