Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Acné neonatal: qué es, por qué ocurre y cómo es el tratamiento

El acné neonatal son granitos, bolitas o espinillas rojas o blancas que surgen principalmente en el rostro, en la frente, en la cabeza o en la espalda del bebé.

La aparición de estos granitos no es una situación de gravedad, no causa molestias y en raras ocasiones necesitan tratamiento. Por lo general, suelen desaparecer al cabo de 2 a 3 semanas después de su surgimiento, sin embargo, si esto no ocurre lo ideal es consultar al pediatra para que indique los cuidados necesarios a tener para facilitar la eliminación del acné.

Acné neonatal: qué es, por qué ocurre y cómo es el tratamiento

Principales causas

Aunque todavía no se han determinado las causas exactas por la que surge el acné neonatal, se cree que podría surgir como consecuencia del intercambio de hormonas entre la madre y el bebé durante la gestación y después del parto, originando alteraciones en la piel y el surgimiento de las espinillas. Este tipo de acné es más frecuente en bebés con menos de 2 meses de edad.

Sin embargo, también puede estar presente hasta los 6 meses de edad y, en estos casos, puede deberse a algún problema hormonal, por lo que se deberá consultar a un pediatra para que indique la realización de exámenes, en caso de ser necesario, para diagnosticar cuál es el problema e indicar el tratamiento más adecuado.

Cómo se realiza el tratamiento del acné neonatal

Normalmente no es necesario realizar ningún tipo de tratamiento para el acné neonatal, ya que desaparecen al cabo de algunas semanas, siendo recomendado que los padres mantengan la piel del bebé limpia con agua y jabón neutro adecuado. 

Algunas recomendaciones y cuidados que pueden aplicarse para reducir el enrojecimiento de la piel son:

  • Vestir al bebé con ropa de algodón adecuada a la estación del año, evitando que permanezca muy caliente;
  • Limpiar la saliva o leche siempre que el bebé tenga reflujo, evitando que se seque en la piel;
  • No utilizar productos para el acné vendidos en farmacias, ya que no están indicados para ser usados en la piel del bebé;
  • Evitar exprimir los granitos o frotarlos durante el baño, ya que esto puede empeorar la inflamación.

Además de esto, se debe evitar el uso de cremas oleosas en la piel, principalmente en la región afectada, debido a que puede favorecer la aparición de espinillas.

Conozca otras causas de manchas rojas en el bebé.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje