Verrugas genitales: qué son, causas y tratamiento

Las verrugas genitales, técnicamente llamadas de condiloma acuminado o verrugas venéreas, son lesiones en la piel producidas por el virus del VPH, que puede trasmitirse durante las relaciones sexuales sin protección.

De esta forma, las verrugas pueden surgir tanto en el hombre como en la mujer, en lugares que entraron en contacto con el virus, siendo generalmente los más afectados la cabeza del pene, el escroto, labios vaginales y la región alrededor del ano, por ejemplo.

Muchas veces, las verrugas surgen varios días o meses después de la transmisión de la enfermedad, ya que el virus tiene un tiempo de incubación bastante largo. De eta forma, aunque no se tengan síntomas, es posible tener el virus del VPH en el organismo, debiéndose, por eso, utilizar siempre preservativo durante las relaciones sexuales, especialmente con las parejas nuevas. 

Verrugas genitales: qué son, causas y tratamiento

Principal causas

La principal causa de las verrugas genitales es el virus del VPH tipo 6 y 11, que dan origen a las verrugas con aspecto de coliflor. Los tipos 16 y 18 dan origen a las verrugas más planas, que se pueden confundir con otras infecciones de transmisión sexual, como la sífilis, por ejemplo. En este caso, el médico puede indicar la realización del examen para sífilis con el objetivo de descartar este diagnóstico y confirmar que la lesión es causada por el virus del VPH.

Síntomas y signos de las verrugas genitales

Las verrugas genitales son semejantes a pequeños callos que crecen en la piel, con una superficie que asemeja a un brócoli o una coliflor, por ejemplo. Además, es común que presenten un punto más oscuro en el centro. 

Aunque sea raro, junto con las verrugas también pueden surgir otros síntomas como:

  • Comezón o ligera molestia en la zona afectada;
  • Sensación ligera de hormigueo;
  • Sangrado durante la relación sexual.

Las verrugas pueden ser pequeñas o grandes, del color de la piel, rosadas o de color castaña, rugosas o ásperas al tacto, pudiendo tener aspecto de coliflor o de cresta de gallo. En algunos casos, las verrugas pueden desarrollarse muy cerca unas de otras, causando una lesión de mayor tamaño.

En casos más raros, la infección además de verrugas puede resultar en el desarrollo de cáncer, especialmente de cáncer cervicouterino o de ano, ya que algunos tipos de virus causan este tipo de secuelas. Conozca otras causas de bolita en el ano.

¿Cómo se confirma el diagnóstico?

La mejor forma de confirmar que se trata de verrugas genitales es consultar a un ginecólogo, en el caso de las mujeres, o de un urólogo en el caso del hombre. En estos casos, el médico además de evaluar las lesiones en la piel y de otros síntomas, también puede hacer varias preguntas que ayuden a clasificar el riesgo de que realmente pueda tener una infección por VPH, como si ha tenido relaciones sexuales sin protección o si ha tenido más de una pareja sexual, por ejemplo. 

Además, como algunas verrugas pueden ser muy pequeñas y causar dificultad para observar a simple vista, el médico puede necesitar solicitar otros exámenes como papanicolau, en las mujeres o peniscopia, en los hombres. Conozca otras enfermedades que pueden identificarse con el papanicolau.

¿Cómo se transmite el VPH?

El desarrollo de las verrugas genitales sucede cuando el virus del VPH logra entrar en el organismo. Esto generalmente sucede cuando se tienen relaciones sexuales sin protección con alguien infectado por el virus, debido al contacto directo con las verrugas.

Sin embargo, no quiere decir que el hecho de que no se observen verrugas, no sea posible contagiar el virus, ya que en algunas personas pueden ser muy pequeñas y difíciles de observar a simple vista.

De esta forma la mejor recomendación es siempre utilizar preservativo durante la relación. Y, en casos de personas con verrugas, el preservativo debe cubrir totalmente todas las verrugas. Sin embargo, esto último no garantiza totalmente la protección. Conozca más a fondo cómo protegerse para evitar contagiarse de VPH.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para las verrugas genitales es normalmente hecho con el uso de cremas y pomadas, sin embargo, algunos casos el médico podrá indicar la remoción de las verrugas con láser, crioterapia con nitrógeno o cirugía.

El tiempo del tratamiento completo puede tardar hasta 2 años y, a veces, después del tratamiento puede haber una reaparición de las lesiones en los órganos genitales. Conozca las opciones de tratamiento de las verrugas genitales.

¿Fue útil esta información?
Actualizado por Dr. Gonzalo Ramírez, Médico general y Psicólogo - en Septiembre de 2021. Revisión médica por Drª. Sheila Sedicias, Ginecóloga - en Mayo de 2019.
Más sobre este tema: