Despersonalización: qué es, síntomas y tratamiento

La despersonalización es una alteración en la percepción del propio cuerpo y/o de uno mismo que puede provocar la sensación de estar viendo el propio cuerpo desde fuera, dificultad para percibir lo que se siente y sensación de irrealidad.

La despersonalización es uno de los síntomas de la disociación, que es un tipo de desconexion temporal de la realidad, y aunque no siempre se considera un problema grave, puede ser indicativo de ansiedad, depresión y trastorno de despersonalización-desrealización.

En caso de sospecha de despersonalización, es importante consultar a un psiquiatra, especialmente si los síntomas son prolongados, frecuentes y/o incómodos. El tratamiento depende de su causa y puede incluir medidas para aliviar el estrés y psicoterapia, por ejemplo.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas presentes en la despersonalización son:

  • Sensación de estar fuera de sí propio, viendo su cuerpo desde afuera, como en una película, aunque puede tener el control de sus acciones;

  • Sentirse desconectado de sus sentimientos y emociones, siendo posible que no comprenda lo que siente;

  • Extrañar sus propios pensamientos, sintiendo que los pensamientos no le pertenecen o que su cabeza está vacía;

  • Sentirse como si estuviera flotando lejos;

  • Mirarse al espejo y no reconocerse, sentirse como si no tuviera identidad o no fuera nadie;

  • Sensación de irrealidad, es decir, poder percibir el tiempo más rápido o más lento y tener dudas sobre si algunas cosas realmente sucedieron.

Debido a las características de los síntomas de la despersonalización, puede ser difícil para la persona describir lo que siente. Además, especialmente cuando los síntomas son frecuentes, la persona puede creer que se está volviendo loca.

En ocasiones la despersonalización puede ser recurrente y, dependiendo de la gravedad, la duración de los episodios puede variar desde unas horas hasta meses o años en los casos más graves.

Diferencia entre despersonalización y desrealización

La despersonalización es un cambio en la percepción del propio cuerpo y/o de uno mismo, mientras que la desrealización es un cambio en la percepción del entorno, que puede parecer borroso, distorsionado o parte de un sueño, por ejemplo.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de despersonalización lo realiza el psiquiatra en función de las características de los síntomas que cuando son frecuentes, prolongados y/o perjudican a la persona en las tareas cotidianas, pueden ser indicativos de problemas como el trastorno de despersonalización o la ansiedad.

Además, en algunos casos, el médico también puede indicar pruebas, como un electroencefalograma y/o una tomografía computarizada, para descartar enfermedades como la epilepsia o la presencia de alguna lesión cerebral.

Posibles Causas

Las principales causas de la despersonalización son:

  • Estrés frecuente;
  • Consumo excesivo de alcohol;
  • Uso de drogas ilícitas, como marihuana, alucinógenos y éxtasis;
  • Eventos traumáticos;
  • Trastornos psiquiátricos, como despersonalización o trastorno de ansiedad;
  • Algunas prácticas religiosas y/o culturales.

Además, la despersonalización es más común en caso de antecedentes de abuso, maltrato emocional o físico, presenciar violencia doméstica y vivir con padres con enfermedades mentales graves, por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la despersonalización varía según su causa, pudiendo estar indicado reducir el consumo de alcohol (en caso de ingesta excesiva) y adoptar medidas para aliviar el estrés, como descansar lo suficiente y hacer ejercicio regularmente.

Cuando está causado por un trastorno de despersonalización, el tratamiento se realiza con sesiones de psicoterapia, como terapia cognitivo-conductual y/o psicodinámica, para comprender mejor los síntomas y desarrollar estrategias para evitarlos. Vea en qué consiste la psicoterapia y los tipos que existen.

Además, en el caso de otros trastornos psiquiátricos, como la depresión o la ansiedad, el psiquiatra puede indicar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas, como ansiolíticos o antidepresivos, siendo importante realizar el tratamiento según las indicaciones del médico.