Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Roséola infantil: qué es, principales síntomas y cómo tratar

La roséola infantil, también conocida como exantema súbito, es una enfermedad contagiosa que afecta principalmente a los bebés y a los niños entre los 3 meses a los 2 años de edad, provocando síntomas como fiebre alta repentina, disminución del apetito e irritabilidad durante 3 a 4 días, seguidos de la aparición de pequeñas manchas rosadas en la piel.

Esta infección es causada por algunos tipos de virus que son de la familia del herpes, como el virus del herpes humano tipos 6 y 7, echovirus 16, adenovirus, entre otros, que se transmiten a través de las gotas de saliva. Por este motivo, es posible contagiarse de roséola más de una vez, porque el niño puede ser infectado por un virus diferente al de la vez anterior.

Aunque causa malestar, la roséola suele tener una evolución benigna y sin complicaciones. Sin embargo, el pediatra puede indicar un tratamiento para aliviar los síntomas presentes como pomadas antihistamínicas para aliviar la comezón o Paracetamol para controlar la fiebre, por ejemplo.

Roséola infantil: qué es, principales síntomas y cómo tratar

Principales signos y síntomas

La roséola infantil suele durar 7 días aproximadamente, originando una serie de signos y síntomas que surgen en el orden que se indica a continuación:  

  1. Aparición repentina de fiebre alta, entre 38 a 40ºC durante 3 a 4 días;
  2. Disminución o desaparición de la fiebre de forma repentina;
  3. Surgimiento de manchas en la piel de color rojizo o rosado, principalmente en el tronco, cuello y brazos, que duran alrededor de 2 a 5 días y desaparecen sin descamarse o sin alterar su color.

Las manchas en a piel pueden causar comezón o no y otros síntomas que pueden aparecer durante esta enfermedad son: pérdida de apetito, tos, coriza, enrojecimiento de la garganta, aumento de los ganglios linfáticos o diarrea.

Para confirmar el diagnóstico de la roséola infantil, es muy importante llevar al niño al pediatra el cual se encargará de evaluar los síntomas presentes y, si es necesario, solicitará exámenes que puedan ayudan a confirmar la enfermedad, debido a que existen diversas enfermedades que pueden causar fiebre y manchas rojas en los niños. Vea cuáles son las principales causas de manchas rojas en bebés.

Cómo se transmite

La roséola infantil se transmite por el contacto con la saliva de otro niño que posea la enfermedad, a través del habla, besos, tos, estornudos o juguetes contaminados con la saliva, pudiendo ser transmitida incluso antes de que aparezcan las manchas en la piel. Los síntomas suelen surgir al cabo de 5 a 15 días después del contagio, período en el que los virus se instalan y se multiplican.

Esta infección normalmente no se transmite a los adultos porque la mayoría de los individuos tienen defensas suficientes para la roséola, aunque nunca haya tenido la enfermedad, pero es posible que un adulto contraiga la roséola si tiene el sistema inmune bajo. Además de esto, es raro que una embarazada se contagie con el virus de la roséola y desarrolle la enfermedad durante el embarazo, pero así se contagia, no causa complicaciones que puedan afectar el desarrollo del feto.

Cómo se realiza el tratamiento

La roséola infantil tiene una evolución benigna, ya que suele curarse naturalmente. El tratamiento es orientado por el pediatra, y consiste en controlar los síntomas de la enfermedad, principalmente con el uso de Paracetamol o Dipirona para diminuir la fiebre y evitar convulsiones febriles. 

Además de los medicamentos, otras medidas que pueden ayudan a controlar la fiebre son: 

  • Vestir al niño con ropa ligera;
  • Evitar mantas y cobijas, inclusive si es invierno;
  • Bañar al niño solamente con agua y la temperatura debe estar ligeramente tibia;
  • Colocar un paño mojado en agua fresca en la frente del niño durante unos minutos y también en las axilas.

Al seguir estas orientaciones, la fiebre debe disminuir un poco sin tener que recurrir a medicamentos, pero hay que verificar si el niño tiene fiebre varias veces al día. Mientras el niño está enfermo es recomendable que no acuda a la guardería ni esté en contacto con otros niños.

Remedio casero para tratar la Roséola

Otra opción para ayudar a complementar el tratamiento y disminuir la fiebre es el té de fresno, ya que posee propiedades antipiréticas que ayuda a bajar la fiebre característica de esta enfermedad. 

Ingredientes

  • 25 g da cáscara seca de fresno;
  • 500 ml de agua.

Modo de preparación

Colocar la cáscara de fresno en el agua y dejar hervir durante unos 10 minutos. Luego colar y darle al niño de 3 a 4 tazas al día hasta que la fiebre baje o desaparezca.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje