6 mejores relajantes musculares (medicamentos y opción natural)

Actualizado en mayo 2023

Algunos medicamentos relajantes musculares, como el carisoprodol, la ciclobenzaprina o la orfenadrina, pueden ser indicados por el médico para el tratamiento del dolor muscular causado por contracturas musculares, tortícolis, fibromialgia, dolor lumbar o crisis agudas de artritis reumatoide, por ejemplo.

Estos medicamentos actúan bloqueando impulsos nerviosos o sensaciones de dolor que son enviadas al cerebro y causan contracciones, espasmos o dolor muscular. De esta manera, ayudan a relajar los músculos, facilitando los movimientos y reduciendo el dolor agudo. 

Por lo general, los relajantes musculares poseen otras sustancias en su composición, como cafeína, paracetamol, dipirona o diclofenaco, que potencian el efecto relajante muscular, debiendo ser empleados bajo indicación médica, solo por adultos y durante el tiempo de tratamiento establecido por el médico. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales relajantes musculares

Algunas opciones de medicamentos relajantes musculares incluyen:

1. Carisoprodol

El carisoprodol es un relajante muscular indicado para el dolor muscular en adultos y adolescentes mayores de 14 años de edad, causado por reumatismo, crisis agudas de gota o de artritis reumatoide, dolor en la columna lumbar o dolor posquirúrgico. 

Este medicamento es encontrado en forma de comprimidos, siendo generalmente asociado con diclofenaco sódico, paracetamol y cafeína, u otro componente, con los nombres comerciales de Torsilax o Caridoxen, por ejemplo. 

Cómo tomar: el carisoprodol puede ser tomado 2 o 3 veces al día, siempre en dosis mínimas y con un intervalo de 8 u 12 horas entre cada toma, durante un máximo de 10 días de tratamiento, o según las indicaciones del médico. 

Contraindicaciones: el carisoprodol está contraindicado en mujeres embarazadas o en período de lactancia y en personas que tienen presión alta o insuficiencia cardíaca, hepática o renal graves. Asimismo, por contener diclofenaco en su composición, este medicamento no debe ser utilizado por personas alérgicas al diclofenaco o a cualquier otro antiinflamatorio no esteroideo. 

2. Ciclobenzaprina

El clorhidrato de ciclobenzaprina es indicado para el tratamiento del dolor muscular causado por tortícolis, fibromialgia, periartritis en el hombro, dolor lumbar o dolor que inicia en el cuello y se irradia hacia el brazo, por ejemplo.

Este medicamento es encontrado en farmacias convencionales, en forma de comprimidos, con los nombres comerciales de Mitrul, Dorixina Relax, Yurelax o Yuredol, por ejemplo, o en forma de genérico como "clorhidrato de ciclobenzaprina".

Cómo tomar: las dosis normalmente recomendadas de ciclobenzaprina son de 1 comprimido de 5 o 10 mg por vía oral, de 2 a 4 veces al día, según las indicaciones médicas, por un período máximo de 2 a 3 semanas de tratamiento. Vea cómo tomar ciclobenzaprina correctamente.

Contraindicaciones: el clorhidrato de ciclobenzaprina no debe ser empleado por niños menores de 15 años de edad, mujeres embarazadas o en período de lactancia ni por personas con glaucoma, retención urinaria, hipertiroidismo o problemas cardíacos como infarto, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmias o bloqueo cardíaco. 

3. Orfenadrina

El citrato de orfenadrina es un relajante muscular indicado para contracturas, entorsis, cefalea tensional, luxación, distensión muscular o tortícolis. Este medicamento generalmente está asociado a la dipirona o el paracetamol, que poseen acción analgésica, y a la cafeína, que potencia el efecto relajante y antiinflamatorio, pudiendo ser encontrado bajo los nombres comerciales de Orvifalis o Norflex, por ejemplo. 

Cómo usar: las dosis de la orfenadrina dependen de la composición de los comprimidos, siendo generalmente indicado tomar 1 o 2 comprimidos, de 2 a 4 veces al día, según las indicaciones médicas. 

Contraindicaciones: la orfenadrina no debe ser empleada por niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia ni por personas que tengan glaucoma, obstrucción estomacal o intestinal, úlcera estomacal, megaesófago, hipertrofia de la próstata, miastenia gravis, obstrucción del cuello de la vejiga o problemas cardíacos. Asimismo, este medicamento no debe ser empleado por personas que sean alérgicas a la orfenadrina. 

4. Baclofeno

El baclofeno es un relajante muscular indicado para el alivio del dolor o la rigidez muscular causados por esclerosis múltiple, lesiones en la médula ósea, como la mielitis, o enfermedades cerebrales, como luego de un ACV, por ejemplo.

Este medicamento ayuda a relajar los músculos, a aliviar el dolor y a mejorar la capacidad de movimiento y la realización de las actividades del día a día y de los ejercicios de fisioterapia, y debe ser empleado solo bajo indicación médica, de acuerdo con la condición que será tratada. 

El baclofeno puede ser adquirido en farmacias convencionales bajo los nombres comerciales de Mylinax o Lioresal, por ejemplo. 

Cómo tomar: la dosis inicial del baclofeno en adultos generalmente es de 10 a 15 mg al día, divididos en 3 o 4 tomas. Esta puede ser aumentada por el médico 15 mg más, cada 3 días, hasta un máximo de 100 a 120 mg. 

Contraindicaciones: el baclofeno no debe ser empleado por personas alérgicas a cualquiera de los componentes de la fórmula. Asimismo, debe ser utilizado con precaución y solo bajo la orientación médica en mujeres embarazadas o en período de lactancia y por personas que tengan enfermedad de Parkinson, epilepsia, úlcera estomacal, problemas renales, enfermedades en el hígado o diabetes. 

5. Tizanidina

La tizanidina es un relajante muscular indicado para aliviar espasmos musculares causados por trastornos en la columna lumbar o cervical, luego de cirugía de hernia discal u osteoartritis de cadera, o problemas neurológicos, como esclerosis múltiple, ACV o parálisis cerebral, por ejemplo.

Este medicamento puede encontrarse en farmacias convencionales en su forma genérica como "clorhidrato de tizanidina" o bajo el nombre comercial Sirdalud o Tizanidal, por ejemplo, y debe ser empleado bajo indicación médica, únicamente por adultos. 

Cómo tomar: las dosis de tizanidina varían de acuerdo con la condición que será tratada, pudiendo ser indicado por el médico una dosis de 2 a 6 mg al día, dividida en tres tomas, según las indicaciones médicas. 

Contraindicaciones: la tizanidina no debe ser empleada por mujeres embarazadas o en período de lactancia ni por personas que tengan insuficiencia renal grave o que estén bajo tratamiento con fluvoxamina o ciprofloxacino, por ejemplo.

6. Diazepam

El diazepam es un relajante muscular que pertenece a la clase de las benzodiazepinas, pudiendo ser indicado para el alivio del espasmo muscular y dolor muscular fuerte en casos de traumas locales como lesión o inflamación, o para el tratamiento de la espasticidad muscular, como ocurre en la parálisis cerebral y parálisis de las piernas, así como en otras enfermedades del sistema nervioso. 

Este medicamento, además de relajar los músculos, también es empleado en el tratamiento de la ansiedad y la agitación, razón por la cual el médico puede indicarlo para dormir mejor, aparte de recomendar tener una buena noche de sueño. Vea cómo programar una buena noche de sueño.

El diazepam es vendido solo con prescripción médica y retención de la receta por parte de la farmacia, pudiendo ser encontrado en su forma genérica o bajo el nombre comercial de Valium, por ejemplo. 

Cómo tomar: las dosis de diazepam para adultos normalmente recomendadas son de 5 a 10 mg al día; sin embargo, dependiendo de la gravedad de los síntomas, el médico podrá aumentar la dosis de 5 a 20 mg al día. Vea cómo tomar diazepam

Contraindicaciones: el diazepam no debe ser utilizado por mujeres embarazadas o en período de lactancia ni por personas con insuficiencia respiratoria o hepática graves, síndrome de apnea del sueño, miastenia gravis o en aquellas dependientes de otras drogas, incluido el alcohol. 

Cuándo tomar relajantes musculares

Los medicamentos con efecto relajante muscular deben ser empleados en períodos de mayor cansancio, cuando hay mucha tensión muscular o en casos de contracturas con dolor, tortícolis o lumbalgias, por ejemplo. 

No obstante, estos medicamentos solo deben ser empleados en última instancia, por un corto período de tiempo y siempre bajo las indicaciones del médico. Asimismo, su utilización debe asociarse a la práctica de ejercicio físico regular, el cual disminuye el surgimiento de contracturas musculares, y estiramientos diarios, que ayudan a extender y a estirar los músculos del cuerpo, siendo estos especialmente importantes en aquellas personas que trabajan sentadas.

Relajante muscular natural

Existen algunas formas naturales que permiten la relajación de los músculos y que pueden ser empleadas para aliviar la tensión y el dolor muscular, ayudando en el tratamiento de contracturas, tortícolis, dolor lumbar o entorsis. 

Un buen remedio natural es usar una compresa relajante de romero y lavanda, que puede ser elaborada utilizando 1 gota de aceite esencial de romero y 1 gota de aceite esencial de lavanda. 

Para preparar esta compresa, se debe mojar una toalla con agua tibia y colocar las gotas de los aceites, luego se debe aplicar la compresa sobre el músculo afectado. 

Asimismo, tomar un baño de agua bien caliente, colocar una bolsa de agua caliente en la región dolorida y hacer masajes locales con aceites esenciales relajantes, como el aceite esencial de naranja amarga, son otros consejos que ayudan a aliviar las contracturas musculares, pues reducen el dolor y contribuyen a la relajación muscular. 

Es importante tener en cuenta que las formas naturales para relajar los músculos no sustituyen el tratamiento indicado por el médico, pudiendo ser utilizadas para complementar el tratamiento con medicamentos y/o fisioterapia. 

Vídeos relacionados