Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

¿Qué hacer cuando el bebé se cae de la cama?

Los bebés y los niños pequeños, al no tener consciencia de la altura, pueden rodar hacia afuera de la cama o del sofá o caer de la silla o carreola. Sin embargo, los niños son muy resistentes y la mayoría de las caídas no son graves, por lo que no en todos los casos es necesario buscar ayuda del pediatra o del servicio de urgencias.

De esta forma, lo que se debe hacer cuando el bebé se cae de la cama incluye:

  1. Mantener la calma y tranquilizar al bebé: es importante mantener la calma y no llamar de inmediato al pediatra o llevar al bebé al hospital, ya que la caída puede no haber causado heridas. Además, el bebé necesita cariño para quedarse tranquilo y parar de llorar, de esta forma la persona responsable podrá evaluar mejor al bebé;
  2. Evaluar la condición física del bebé: verificar brazos, piernas, cabeza y cuerpo del bebé para verificar si presenta hinchazón, enrojecimiento, hematoma o deformidad en alguna región del cuerpo. En caso de ser necesario, debe desvestir al bebé para observarlo mejor;
  3. Aplicar un cubo de hielo en caso de enrojecimiento o hematoma: el hielo disminuye la circulación de la sangre en la zona, reduciendo el hematoma. Se debe envolver el hielo con un paño y colocarlo en la región donde ocurrió el golpe, realizando movimientos circulares durante un máximo de 15 minutos, volviéndolo aplicar 1 hora después;
  4. Aplicar una crema con árnica, debido a que propiedades que permiten que el morado o el golpe se cure más rápido.

Generalmente, el hematoma desaparece naturalmente en un máximo de 2 semanas, sin causar ningún problema en el bebé o en el niño.

¿Qué hacer cuando el bebé se cae de la cama?

Sin embargo, a pesar de que no se hayan observado signos o síntomas relacionados con la caída en el momento de la evaluación, es importante que se observe al bebé durante todo el día para verificar que no tenga dificultad para mover las extremidades o algún otro signo o síntoma atípico y, en caso esto ocurra, será necesario consultar al pediatra para que lo evalúe.

¿Cuándo acudir al servicio de urgencias?

El bebé o el niño debe ser llevado de inmediato al servicio de urgencias en los siguientes casos:

  • Herida que sangra;
  • Hinchazón o deformidad en los brazos o piernas;
  • Cojera;
  • Vómitos;
  • Llanto intenso que no cede con el consuelo;
  • Pérdida de la consciencia;
  • No mueve los brazos o piernas;
  • Está muy calmado, apático y sin reacción.

Estos síntomas pueden indicar que el niño tiene un traumatismo craneoencefálico, principalmente si se golpeó con la cabeza, quebró algún hueso o tuvo lesión en algún órgano, por lo que debe ser llevada inmediatamente al servicio de urgencias. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje