Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Púrpura: Síntomas, principales tipos y cómo tratar

La púrpura es un problema raro que provoca la aparición de manchas rojas en la piel, que no desaparecen cuando se presionan, y que son causadas por la acumulación de sangre debajo de la piel debido a la inflamación de los vasos sanguíneos. Generalmente, la púrpura es más frecuente en los niños, pero puede surgir a cualquier edad, especialmente dependiendo de su causa.

Existen diversos tipos de púrpura de acuerdo a la causa que la genera, estas son:
 

  • Púrpura de Henöch-Schönlein: es el tipo más común de niños menores de 10 años con aparición de manchas rojas, principalmente en las piernas y glúteos, pudiendo causar dolor en las articulaciones o en el abdomen;
  • Púrpura trombocitopénica idiopática: provoca disminución del número de plaquetas en la sangre, que causa síntomas como grandes manchas en la piel y sangrado por la nariz;
  • Púrpura trombocitopénica trombótica: es un tipo raro de púrpura, más frecuente entre los 20 y los 40 años, que puede ser muy grave si no se trata lo más rápido posible, provocando anemia, disminución de las plaquetas, y alteraciones neurológicas;
  • Púrpura fulminante: surge principalmente en el recién nacido debido a la falta de proteínas de la coagulación, provocando la formación de coágulos en los vasos que pueden dificultar la circulación de la sangre. Las manchas rojas pueden tornarse negras debido a la muerte celular de la piel en esos lugares;
  • Púrpura senil: muy frecuente en los ancianos y se caracteriza por la aparición de manchas rojas debido al envejecimiento de la piel. No hay tratamiento para este tipo de púrpura, pero se pueden utilizar cremas con vitamina K para reducir el problema.

Dependiendo del tipo de púrpura, la enfermedad tiene cura, se recomienda consultar un dermatólogo para identificar cuál es el tipo e iniciar el tratamiento adecuado.

Púrpura: Síntomas, principales tipos y cómo tratar

Mientras que en el niño, la púrpura desaparece sin ningún tipo de tratamiento específico, en el adulto puede convertirse en un problema crónico, apareciendo y desapareciendo por períodos.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la púrpura depende de su causa, pero normalmente se hace con el uso de cremas ricas en vitamina K como el Thrombocid, las cuales se deben aplicar sobre la piel hasta que las manchas desaparezcan.

En los casos más graves se puede indicar la ingesta de medicamentos corticoides como Hidrocortisona o Prednisona, o la cirugía para retirar el bazo, en el caso de púrpura trombocitopénica, ya que en este órgano se producen anticuerpos que pueden destruir las plaquetas, provocando la acumulación de la sangre en la piel.

En niños, bebés o recién nacidos la púrpura puede desaparecer sin tratamiento, pero en el caso de los adultos el tratamiento es siempre necesario.

Principales síntomas

Los síntomas más comunes de la púrpura son:

  • Manchas rojas en la piel;
  • Manchas rojas esparcidas por el cuerpo;
  • Sangrado por la nariz, intestinos, encías o tracto urinario;
  • Dolor en el lugar de las manchas;
  • Fiebre.

En la mayoría de los casos surgen tan solo pequeñas manchitas o punticos en la piel que, generalmente, no necesitan tratamiento.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...