Púrpura: qué es, síntomas, tipos y tratamiento

Revisión médica: Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
febrero 2022

La púrpura es la manifestación de manchas rojas o moradas en la piel que no desaparecen cuando se presionan, siendo causadas por la acumulación de sangre debajo de la piel debido a la inflamación de los vasos sanguíneos. La púrpura es más frecuente en los niños, pero puede surgir a cualquier edad.

El surgimiento de la púrpura puede ser debido a diversas situaciones y, dependiendo de la causa, puede ser necesario tratamiento o no. Normalmente en los niños la púrpura desaparece sin cualquier tipo de tratamiento específico, mientras que en el adulto puede convertirse en un problema crónico, pudiendo aparecer o desaparecer en períodos.

Las manchas de la púrpura pueden ser de varios tamaños, siendo que cuando miden 1-2 mm de diámetro se llaman petequias, y más de 1cm reciben el nombre de equimosis. No todas las púrpuras se presentan con el mismo tamaño de manchas, por lo que el médico debe realizar una exploración de la piel y de otros síntomas asociados para determinar el tipo de púrpura e indicar el tratamiento adecuado.

Tipos de púrpura

Existen varios tipos de púrpura de acuerdo a la causa que la origina, siendo estos:

1. Púrpura de Henöch-Schönlein

La púrpura de Henöch-Schönlein, también conocida como nefropatía o vasculitis por IgA, es más frecuente en niños, sin embargo, también puede presentarse en adultos. Se caracteriza por la inflamación de pequeños vasos, causando la aparición de manchas rojas palpables, principalmente en las piernas y glúteos, pudiendo causar dolor en las articulaciones o en el abdomen.

Cómo tratar: normalmente este tipo de púrpura no necesita un tratamiento específico, siendo indicado que la persona se mantenga en reposo y sea acompañado por el médico para evaluar la progresión de los síntomas. Sin embargo, cuando hay mucho dolor, el médico puede recetar el uso de antiinflamatorios o analgésicos, como el ibuprofeno y el paracetamol, para aliviar los dolores.

2. Púrpura trombocitopénica idiopática

La Púrpura trombocitopénica idiopática es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la disminución del número de plaquetas en la sangre, interfiriendo en el proceso de coagulación y causando la formación de pequeños puntos rojos en la piel y sangrado por la nariz. El diagnóstico se realiza principalmente por medio del análisis de los síntomas y del examen de sangre, en que se hace un conteo del número de plaquetas, además de la evaluación de los signos y síntomas.

Cómo tratar: el tratamiento para esta púrpura se realiza de acuerdo a la gravedad de los síntomas, pudiendo ser recomendado el uso de medicamentos que disminuyan la función del sistema inmune, evitando que ocurra una reacción contra el propio organismo. Asimismo, también se puede indicar el uso de inmunoglobulinas o medicamentos que estimulan la producción de plaquetas por la médula ósea, como el Romiplostim, por ejemplo.

3. Púrpura trombocitopénica trombótica

La púrpura trombocitopénica trombótica es un tipo raro de púrpura que puede poner en riesgo la vida de la persona. Este tipo de púrpura se caracteriza por el aumento de la agregación plaquetaria, causando la formación de trombos y haciendo con que los hematíes se rompan. De esta forma es importante que esta condición se identifica lo más pronto posible para evitar la anemia, pérdida de plaquetas y alteraciones neurológicas.

Cómo tratar: el tratamiento para esta púrpura debe ser iniciado lo más rápido posible, siendo recomendada la realización de plasmaféresis, el cual es un proceso donde la sangre es filtrada para disminuir el exceso de anticuerpos que pueden estar perjudicando el funcionamiento del organismo y de la circulación sanguínea.

4. Púrpura fulminante

La púrpura fulminante surge principalmente en el recién nacido debido a la falta de proteínas de la coagulación, provocando la formación de coágulos en los vasos sanguíneos, los cuales pueden dificultar la circulación de la sangre, causando la manifestación de manchas rojas en la piel que pueden volverse negras debido a la muerte celular de la piel, debido a una infección severa en la sangre, principalmente por meningococo.

Cómo tratar: el tratamiento debe ser realizado en el hospital, ya que la mortalidad debido a púrpura fulminante es elevada. Por lo que los médicos iniciarán medicamentos antibióticos para evitar complicaciones como necrosis de la piel e incluso amputaciones.

5. Púrpura senil

Este tipo de púrpura se caracteriza por la aparición de manchas moradas en el dorso de las manos, puños, manos y antebrazos, debido a un aumento de la fragilidad de los vasos sanguíneos por el envejecimiento natural del organismo, siendo más común que surja a partir de los 65 años de edad.

Cómo tratar: la púrpura senil no necesita tratamiento, ya que no representa riesgo para la salud ni es indicativo de hemorragias en otros sitios del organismo.

Debido a que los diferentes tipos de púrpura tienen diferentes causas, es importante acudir al médico en caso de la manifestación de manchas moradas en el cuerpo para que realice una evaluación clínica e indique el tratamiento adecuado, ya que en algunos casos, la púrpura puede dejar secuelas e incluso comprometer la vida.

¿Fue útil esta información?

Atualizado e revisto clinicamente por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em febrero de 2022.

Bibliografía

  • Longo, DL et al.. Harrison’s Principles of Internal Medicine. 19.ed. New York: McGraw-Hill, 2015.
  • PAPADAKIS, Maxine A.; MCPHEE, Stephen J.; RABOW, Michael W. Current Medical Diagnosis & Treatment 2019. 58th. NEW YORK: McGraw-Hill Education, 2019.
Abrir la bibliografía completa
  • CHARROT, SD et al. Purpura. British Journal of Hospital Medicine. 78. 10; C147–C151, 2017
  • Bérangère, S et al. An update on pathogenesis and diagnosis of thrombotic thrombocytopenic purpura. Expert Review of Hematology. 12. 6; 383–395., 2019
  • MINODORA, O et al. Idiopathic thrombocytopenic purpura (ITP) – new era for an old disease. Romanian Journal of Internal Medicine. 1-17, 2019
Revisión médica:
Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
Médico general por la UPAEP con cédula profesional Nº12420918 y Licenciado en Psicología Clínica por la UDLAP Nº 10101998.