5 consejos para estimular al bebé a dar sus primeros pasos

El bebé puede comenzar a caminar alrededor de los 9 meses de edad, pero lo más común es que el niño comience a caminar al año de vida, sin embargo, es normal que el bebé tarde hasta los 18 meses para caminar sin que sea motivo de preocupación para los padres, ya que normalmente no representa ningún problema de salud.

Los padres deben preocuparse si después de 18 meses el bebé no demuestra ningún interés por caminar o si después de 15 meses el bebé presenta otros retrasos en el desarrollo como no lograr sentarse o gatear, por ejemplo. En este caso el pediatra podrá evaluar al bebé y solicitar exámenes que puedan identificar la causa de este retraso en el desarrollo

5 consejos para estimular al bebé a dar sus primeros pasos

Estos juegos pueden realizarse de forma natural mientras los padres cuidan de él y ya se sienta solo, sin necesidad de ningún apoyo y en caso de que ya demuestre tener fuerza en las piernas y logre desplazarse, aunque no gateé muy bien, pero estos juegos no necesitan realizarse antes de cumplir 9 meses.

  1. Sostenga las manos del bebé mientras está de pie en el piso y camine con él dando algunos pasos pequeños. Cuide de no cansar mucho al bebé y no forzar las articulaciones del hombro por levantar al bebé con mucha fuerza o muy rápido para que camine;
  2. Coloque un juguete en un extremo sofá para que el bebé se sienta atraído por el juguete e intente llegar hasta él caminando apoyado;
  3. Acueste al bebé boca arriba y apoye sus manos en los pies de él para que haga fuerza e intente empujar sus manos. Este juego es uno de los preferidos de los bebés y es bueno para desarrollar la fuerza de los músculos y fortalecer las articulaciones de los tobillos, rodillas y cadera;
  4. Darle juguetes que puedan ser empujados con el pie como un carrito de muñecos, de supermercado o carritos de limpieza para que pueda empujarlos por la casa cuando lo desee;
  5. Permanezca a dos pasos de distancia frente al bebé y llámelo para que acuda hacia usted solito. Con una mirada tierna y una sonrisa en su rostro el bebé se sentirá seguro para intentar acudir hasta usted. Como el bebé puede caerse, es una buena idea que intente este juego en el jardín, ya que en caso de que se caiga, es menos probable que se golpee.

En caso de que el bebé se caiga debe ayudarlo con cariño, sin asustarlo para que no se quede con miedo de intentarlo de nuevo solo.

Todos los recién nacidos hasta los 4 meses al sujetarlos por las axilas y con los pies apoyados en cualquier superficie parece que quieren caminar. Este es el reflejo de marcha, que es natural en el ser humano y tiende a desaparecer a los 5 meses.

Cuidados para proteger al bebé que está aprendiendo a caminar

El bebé que está aprendiendo a caminar no debe permanecer en una andadera, ya que este equipo está contraindicado porque puede perjudicar el desarrollo infantil, haciendo que el niño camine más tarde. Conozca las principales razones para no utilizar andaderas.

El bebé puede estar descalzo dentro de casa o en la playa cuando está aprendiendo a caminar, en días fríos se puede optar por calcetines antiderrapantes, ya que de esta forma lo pies no se enfrían y el bebé se siente mejor en el piso, siendo más fácil caminar.

Después de que domine el caminar solo necesitará usar zapatos adecuados que no perjudiquen el desarrollo de sus pies, dándole más seguridad para que el niño camine. el zapato debe ser del tamaño correcto y no debe quedarle pequeño, justo o muy grande, es mejor no usar sandalias, sólo en caso de que estas tengan una correa detrás. Conozca más sobre cómo escoger el tamaño correcto de zapatos para bebés.

Los padres necesitan estar siempre pendientes del bebé en donde sea que camine, ya que esta fase es muy peligrosa y cuando el bebé comience a caminar podrá llegar a todos los lugares de la casa que antes no llegaba cuando gateaba. Es necesario estar pendientes de las escaleras, poniendo una puerta o reja tanto en la parte de abajo como en la de arriba de las escaleras, ya que evitará que el niño suba a baje las escaleras solo y se lastime.

A pesar de que al bebé no le guste permanecer en la cuna o en el corral, los padres deben limitar los lugares donde puede estar. Cerrar las puertas del cuarto puede servir para que el niño no se quede encerrado en un cuarto en caso de dejar las puertas abiertas. Proteger las esquinas de los muebles para que el niño no se pegue en la cabeza con estos.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: