Pie de atleta: qué es, síntomas y cómo quitar

Actualizado en noviembre 2023

El pie de atleta es una situación molesta que causa síntomas como comezón, enrojecimiento, descamación y mal olor, notándose principalmente entre los dedos de los pies.

El pie de atleta, conocido también como tiña o Tinea pedis, es un tipo de micosis en la piel causada por el hongo del género Trichophyton, que está presente en la piel y no provoca ningún síntoma cuando esta se encuentra íntegra; no obstante, si existe un sitio húmedo y caliente, puede proliferar rápidamente.

El pie de atleta tiene cura, pero su tratamiento puede durar semanas, el cual se realiza con el uso de pomadas antimicóticas que pueden ser compradas en las farmacias y aplicadas en la zona de acuerdo con la recomendación del dermatólogo. Es importante llevar a cabo el tratamiento para eliminar la comezón y el malestar, evitando que el cuadro empeore y que surjan otras infecciones más graves en la piel.

Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los principales síntomas que indican pie de atleta incluyen:

  • Comezón en la región afectada;
  • Descamación de la piel;
  • El área puede tornarse blanquecina;
  • Ardor local;
  • Mal olor.

Es importante que ante la presencia de estos síntomas, la persona consulte el dermatólogo para que sea posible iniciar el tratamiento más adecuado, el cual normalmente es realizado con pomadas antimicóticas. 

Causas de pie de atleta

El pie de atleta es una condición causada por un hongo que está presente naturalmente por la piel sin causar cualquier síntoma. Sin embargo, debido a algunas situaciones, puede proliferar y provocar síntomas generado pie de atleta.

Los factores que favorecen el desarrollo del hongo que causa el pie de atleta son pisar el suelo mojado en vestuarios y piscinas, por ejemplo, no se seca los pies correctamente o pasa mucho tiempo con medias y zapatos cerrados. Esto hace que la zona entre los dedos se humedezca y caliente, favoreciendo el desarrollo del hongo.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico del pie de atleta es realizado por el médico dermatólogo por medio de la evaluación de las señales y síntomas presentados por la persona. En algunos casos, puede ser realizado un pequeño raspado en la zona para que sea analizado en el laboratorio, y así pueda ser confirmado el hongo responsable.

Cómo quitar el pie de atleta

El tratamiento del pie de atleta tiene como objetivo eliminar el hongo y aliviar los síntomas, y debe ser indicado por el dermatólogo. Es indispensable que este sea realizado hasta el final, incluso si los síntomas desaparecen, pues así es posible garantizar la eliminación del hongo. 

1. Medicamentos

Las pomadas con antimicóticos son frecuentemente indicadas para el tratamiento del pie de atleta, pudiendo ser recomendado por el médico el uso de pomadas que contengan ketoconazol, fluconazol o isoconazol, que deben ser aplicadas 2 o 3 veces al día durante 4 semanas, o de acuerdo con la recomendación del médico. 

El tiempo de tratamiento es variable, siendo más fácil curar el pie de atleta usando la pomada diariamente y teniendo la precaución de mantener la región siempre muy seca. Si esto no se realiza de esta forma, el tratamiento puede demorar semanas o meses. En caso de que no sea posible controlar los síntomas solo con la aplicación de las pomadas, el médico puede recomendar el uso de comprimidos. Vea más medicamentos para el pie de atleta.

2. Cuidados en casa

Para garantizar que el tratamiento realizado sea eficaz para aliviar los síntomas y combatir el hongo, es importante tener los siguientes cuidados:

  • Evitar el uso de zapatos cerrados sin medias de algodón;
  • Evitar que los pies transpiren;
  • Dejar los zapatos cerrados al sol luego de usarlos;
  • Bañarse en baños públicos con chancletas;
  • Espolvorear polvo antifúngico dentro del tenis o del calzado cerrado;
  • Secar muy bien entre los dedos de los pies con una toalla o un secador de cabello, especialmente durante el tratamiento. 

Asimismo, es importante evitar usar zapatos húmedos o que estén elaborados con material sintético, como plástico, además de recomendarse cambiar de medias siempre que se sienta el pie sudado. 

3. Remedios caseros

Un buen tratamiento casero para la Tinea pedis consiste en aplicar 1 diente de ajo fresco triturado sobre las heridas y dejarlo actuar durante 1 hora como mínimo. El ajo ayuda a combatir la proliferación de microorganismo en la piel, teniendo un buen efecto; sin embargo, es necesario que esté fresco y bien triturado y que se mantenga en contacto directo con la región afectada, por lo que puede ser útil colocarse una media para que el ajo se mantenga en el lugar deseado.

Algunas personas parecen ser hipersensibles al ajo, por lo que si se siente una sensación de ardor en el área o si aparecen otros signos de inflamación, como enrojecimiento o hinchazón, es importante eliminar el ajo y lavar la piel con agua fría. Lo ideal es no aplicar el ajo por más de 1 hora. Conozca otras opciones de remedios caseros para el pie de atleta.

Vea en el vídeo a continuación otros consejos que también puede aplicar:

Vídeos relacionados