Liquen escleroso: qué es, síntomas y tratamiento

El liquen escleroso es una enfermedad crónica de la piel caracterizada por alteraciones en la zona genital que puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, siendo más frecuente en mujeres posmenopáusicas.

Esta enfermedad de la piel se caracteriza por el surgimiento de lesiones blanquecinas en la zona genital, además de comezón, irritación local y descamación. La causa del liquen escleroso aún no está clara, pero se cree que surge por su relación con alteraciones genéticas e inmunológicas.

El tratamiento para el liquen escleroso tiene como objetivo aliviar los síntomas y prevenir el surgimiento de nuevas alteraciones, siendo importante que el tratamiento se realice de acuerdo a la orientación del ginecólogo o dermatólogo, pudiendo ser con el uso de pomadas con corticoesteroides, por ejemplo.

Imagem ilustrativa número 1

Síntomas de liquen escleroso

Los síntomas de liquen escleroso suelen surgir en la zona genital, siendo los principales:

  • Surgimiento de ampollas en la piel alrededor del ano y en los genitales masculinos y femeninos;
  • Surgimiento de manchas blancas-rojizas;
  • La piel de la zona es más delgada o, en algunos casos, puede observarse grosor de la piel;
  • Descamación y fisura en la piel;
  • Comezón e irritación en la piel, principalmente durante la noche;
  • Dolor al orinar, defecar y durante el contacto íntimo;
  • Comezón en la zona afectada;
  • Alteraciones del color en el área afectada.

Aún no se conoce las causas asociadas al liquen escleroso, pero algunos estudios sugieren que puede estar relacionado con la infección por virus del papiloma humano (VPH) o con la sobreexpresión del p53, que es un proteína relacionada en la regulación del ciclo celular. Además, se cree que el desarrollo del liquen plano esté vinculado con factores genéticos e inmunológicos.

Cómo se diagnostica el liquen escleroso

El diagnóstico del liquen escleroso debe ser hecho por el ginecólogo, urólogo o dermatólogo a partir de la observación y evaluación de los síntomas presentados por la persona. Además, el médico puede solicitar la realización de una biopsia, debiendo obtenerse la muestra del tejido lesionado para que se evalúen las características de las células de la persona y se descarte la hipótesis de cáncer de piel.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el liquen escleroso atrófico debe ser orientado por el dermatólogo, ginecólogo o urólogo, y normalmente se realiza con el uso de pomadas con corticoides, como clobetasol, por ejemplo, aplicado diario sobre la zona afectada. Además, durante el tratamiento es importante:

  • Evitar rascarse la zona afectada;
  • Usar ropa holgada y, de preferencia, de algodón;
  • Evitar usar ropa interior durante la noche, en caso de que el liquen escleroso surja en la zona genital;
  • Mantener una higiene adecuada de la zona con agua y jabón neutro.

En algunos casos, el médico también puede indicar el uso de medicamentos antihistamínicos, como cetirizina o desloratadina, para aliviar la comezón y la hinchazón local de la piel.