Espermatocele: que es, síntomas y tratamiento

El espermatocele, también conocido como quiste seminal o quiste en el epidídimo, es una pequeña bolsa que se desarrolla en el epidídimo, que es la zona en donde el canal que transporta el semen se une al testículo. En esta bolsa hay una acumulación de pequeñas cantidades de espermatozoides, por lo que puede indicar una obstrucción en uno de los canales, aunque no en todos los casos es posible identificar la causa.

En la mayoría de los casos, el espermatocele no causa ningún tipo de dolor, siendo observado solo por medio de la palpación de los testículos durante el baño, por ejemplo.

Aunque casi siempre es benigno, esta alteración debe ser siempre evaluada por un urólogo, ya que este tipo de alteraciones también puede ser una señal de un tumor maligno, aunque en casos más raros. Normalmente, el espermatocele no reduce la fertilidad del hombre, por lo que puede no requerir de tratamiento.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

La principal señal de espermatocele es el surgimiento de una pequeña bolita junto al testículo, que puede moverse, pero que no duele.

Lea también: Bolitas en el escroto: 12 causas (y qué hacer) tuasaude.com/es/bolitas-en-el-escroto

Sin embargo, si continúa creciendo a lo largo del tiempo, puede comenzar a producir otros síntomas como:

  • Dolor o malestar en el lado del testículo afectado;
  • Sensación de peso en la zona íntima;
  • Presencia de un bulto grande junto al testículo.

Cuando se identifica alguna alteración en el testículo, aunque no haya otros síntomas, es muy importante consultar a un urólogo para descartar otras causas más graves, como torsión testicular e incluso cáncer, por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

Debido a que la mayoría de los espermatoceles no causa ningún tipo de complicación o malestar, generalmente no es necesario tratamiento. Sin embargo, el urólogo puede agendar consultas frecuentes, alrededor de 2 veces por año para evaluar el tamaño del quiste y garantizar que no está teniendo alteraciones que puedan indicar malignidad.

En caso de que el espermatocele cause malestar o dolor en el día a día, el médico puede prescribir el uso de antiinflamatorios para reducir el proceso inflamatorio local. Después de usar estos medicamentos por 1 o 2 semanas, los síntomas pueden desaparecer completamente, por lo que si esto sucede, no es necesario más tratamiento. Sin embargo, si los síntomas se mantienen, puede ser necesaria una evaluación para realizar una pequeña cirugía-

Cirugía para espermatocele

La cirugía para tratar el espermatocele, también conocida como espermatocelectomía, normalmente se realiza con raquianestesia de forma ambulatoria y sirve para que el médico logre separar y retirar el espermatocele del epidídimo. Después de la cirugía, normalmente es necesario utilizar una especie de "suspensorio escrotal" que ayuda a mantener la presión en la zona, evitando que el corte se pueda abrir con el movimiento, por ejemplo.

Durante la recuperación se recomiendan algunos cuidados como:

  • Aplicar compresas frías en la zona íntima;
  • Tomar medicamentos prescritos por el médico;
  • Evitar mojar la zona íntima hasta el retiro de las suturas;
  • Hacer el tratamiento de la herida en la clínica de salud.

Aunque es una situación rara, después de la cirugía pueden surgir algunas complicaciones, especialmente infertilidad en caso de que haya alguna lesión en el epidídimo y/o ducto deferente. Por eso, es muy importante seleccionar una clínica de urología certificada con un médico cirujano con experiencia.