Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Alergia al sol: síntomas, tratamiento y cómo protegerse

La alergia al sol es una reacción exagerada del sistema inmune a los rayos solares, provocando una reacción inflamatoria en las regiones más expuestas al sol como brazos, manos, zona del escote y rostro, causando síntomas como enrojecimiento, comezón y bolitas blancas o rojizas en la piel. En casos más graves y raros, esta reacción puede hasta surgir en la piel cubierta por ropa.

Aunque todavía se desconozca la causa de esta alergia, es posible que ocurra porque el organismo reconoce las alteraciones provocadas por el sol en la piel como algo "extraño", causando una reacción inflamatoria. 

Esta alergia surge cuando existe exposición a los rayos solares y puede ser prevenida o atenuada a través del uso de protector solar para proteger la piel. El tratamiento de este tipo de alergia generalmente se hace con el uso de medicamentos antihistamínicos que deben ser indicados por el dermatólogo. 

Alergia al sol: síntomas, tratamiento y cómo protegerse

Síntomas principales

Los síntomas de alergia al sol pueden variar de una persona a otra, debido a que dependen de la sensibilidad de su sistema inmune, sin embargo los signos y síntomas más comunes son: 

  • Enrojecimiento de la piel;
  • Manchas rojas en la piel;
  • Ampollas o puntitos rojos en la piel;
  • Comezón en una región de la piel;
  • Irritación y sensibilidad en las zonas expuestas al sol;
  • Sensación de quemazón en la piel.

En algunos casos puede haber la formación de ampollas con líquido transparente en su interior y estos síntomas de alergia son más comunes en personas de piel clara o en quienes están en tratamiento con medicamentos que provoquen sensibilidad a la luz solar.

Estos síntomas pueden surgir en pocos minutos después de haber estado expuesto al sol, sin embargo, esto dependerá de la sensibilidad de cada persona. Conozca otras causas de manchas rojas en la piel.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la alergia al sol debe realizarse por un dermatólogo a través de la evaluación de los signos, síntomas y de los antecedentes personales del individuo. Sin embargo, el médico podría solicitar otros exámenes más específicos, como un examen de sangre o una biopsia de piel, donde se retira un pequeño trozo de piel y es evaluado en el laboratorio. 

Muchas veces el médico puede sospechar de otras enfermedades, como el lupus, antes de confirmar la alergia al sol, motivo por el cual el diagnóstico puede demorarse un poco.

Quién tiene mayor riesgo

Aunque la alergia al sol puede surgir en cualquier persona, sin embargo, hay mayor riesgo cuando el individuo:

  • Tiene la piel muy clara y sensible;
  • Utiliza productos químicos en la piel, como perfumes o repelentes;
  • Realiza tratamientos con medicamentos que causan sensibilidad al sol, como Dipirona o Tetraciclina;
  • Tiene otras enfermedades en la piel, como dermatitis o psoriasis;

Asimismo, las personas que poseen antecedentes familiares de alergia al sol también tienen mayor probabilidad de desarrollar cambios en la piel después de exponerse al sol.

Cómo se realiza el tratamiento 

El tratamiento de la alergia al sol debe iniciarse aplicando algunas técnicas que eviten el contacto prolongado con el sol, como utilizar protector solar o vestir ropa que cubra la mayor parte de la piel, por ejemplo.

Sin embargo, si aún así los síntomas continúan apareciendo, el dermatólogo puede recetar también medicamentos antihistamínicos como Loratadina o Allegra, o corticoides, como la Betametasona para aliviar los síntomas de alergia durante una crisis, o para ser utilizados frecuentemente dependiendo del caso.

Además, cuando existe mucha comezón y enrojecimiento en la piel, también puede indicarse la aplicación de pomadas o cremas antihistamínicas las cuales ayudan al alivio rápido de los síntomas.

Alergia al sol: síntomas, tratamiento y cómo protegerse

Cómo proteger la piel cuando existe alergia al sol 

La alergia al sol es un problema que no tiene cura, sin embargo existen algunos consejos que pueden ayudar a proteger la piel y aliviar síntomas como:

  • Evitar la exposición solar prolongada y acudir a lugares con mucha sombra, tratando de permanecer el máximo tiempo posible fuera del alcance del sol;
  • Aplicar protector solar en la piel  con factor de protección de 30 SP como mínimo, antes de salir de casa;
  • Utilizar un labial hidratante con factor de protección de 30 o superior; 
  • Evitar la exposición solar en las horas de mayor calor, entre las 10 y las 16 horas, ya que en este período los rayos solares son más intensos;
  • Vestir ropa que proteja contra los rayos solares, prefiriendo el uso de camisas con mangas y pantalones. En el verano este tipo de ropa deber ser de tejido natural, leve y de colores claros.
  • Usar gorras o sombreros, así como lentes de sol, para proteger la cabeza y los ojos de los rayos solares.

Además, cuando los síntomas de alergia surgen, tomar un baño de agua fría para aliviar la comezón y el enrojecimiento también es una buena opción, así como aplicar un poco de crema hidratante de sábila ayuda a calmar la piel. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje