¿Por qué siento que se mueve algo en mi vientre bajo?

“Estoy embarazada y en los últimos días estuve sintiendo que se mueve algo en mi vientre o que siento como temblores ¿Esto es normal o puede ser algún problema?”

Dr.ª Janessa Oliveira

Farmacéutica y Bioquímica

CRF-SP 22143

En el vientre bajo se encuentra el útero, que es un músculo. Por eso, cuando cuando se siente que se mueve o tiembla esa zona, puede ser una señal de que se está contrayendo y relajando el útero.

Puedes sentir los movimientos cuando:

  • El útero aumenta al inicio del embarazo;
  • Debido a movimientos del bebé en el interior del útero, pero esto solo ocurre cuando ya está bien desarrollado (a partir del tercer o cuarto mes de embarazo);
  • Durante el ciclo menstrual;
  • Debido a movimientos en otros órganos, como los intestinos y la vejiga.

Si además de sentir el útero temblando sientes un dolor fuerte o tienes un flujo menstrual muy intenso, esto puede ser una señal de algún problema de salud.

Por eso, es importante saber cuándo las contracciones son normales y cuándo es necesario buscar ayuda.

Movimientos normales del útero

Los movimientos del útero son fundamentales para garantizar la reproducción y en el momento del parto:

Durante el ciclo menstrual

El útero tiene contracciones diferentes dependiendo de la fase del ciclo menstrual.

En la fase ovulatoria, las contracciones mueven el útero para favorecer la entrada de los espermatozoides. Son contracciones que sentimos más intensamente en la región de la vulva y la vagina, durante el acto sexual.

La cantidad e intensidad de las contracciones disminuyen en la fase final del ciclo menstrual, para no interferir con la fijación del embrión y favorecer el embarazo. Entonces, probablemente no sentirás tu útero temblar si tienes un retraso menstrual y estás embarazada. Podrías sentir algo cuando el útero comience a crecer.

Al final del ciclo, cuando no hay embarazo, los movimientos uterinos favorecen la salida de la menstruación. A veces es posible sentir estos movimientos. El movimiento del intestino también colabora con la salida de la menstruación.

Durante el embarazo

Durante el embarazo, es posible sentir el útero moviéndose cuando el bebé se mueve en el vientre. Al final del embarazo, las fuertes contracciones del útero y la dilatación de la abertura final (cuello del útero) son las responsables del nacimiento del bebé, en el parto normal.

Enfermedades que alteran los movimientos del útero

Si sientes cólicos cuando el útero tiembla o tienes un flujo menstrual muy intenso, consulta a un médico para verificar si tienes algún problema.

Conoce los síntomas de algunas enfermedades asociadas con movimientos uterinos fuera de lo normal y cuáles pueden dar la impresión de que el útero está temblando:

Miomas

El mioma es la causa más común de las alteraciones en los patrones de contracción uterina. Quien tiene miomas puede sentir dolor en el contacto íntimo o en las relaciones sexuales, cólicos menstruales y dolor en la parte baja del abdomen cuando siente el útero temblar.

En los casos sintomáticos, los tratamientos pueden variar. Algunos ejemplos son:

  • Tratamiento con medicamentos;
  • Tratamientos alternativos y complementarios (ejercicio, dieta, hierbas y acupuntura son algunos ejemplos);
  • Cirugías (retirada del mioma, embolización o ablación del endometrio);
  • Cirugía para retirada del útero.

Los miomas son comunes en mujeres con dificultades para quedar embarazadas. La infertilidad se atribuye al hecho de que los miomas también alteran la forma y la distribución de los vasos sanguíneos en el útero, además de alterar cómo se contrae.

La mitad de las mujeres con infertilidad sin causa aparente que se someten a una cirugía para la eliminación del mioma logran quedar embarazadas. Por eso, la cirugía es el tratamiento comúnmente indicado en estos casos.

Cuando no está causando problemas, puede ser monitoreado mediante la realización periódica de ultrasonidos. Si el mioma no crece y no causa síntomas, normalmente no requiere ningún tratamiento.

Adenomiosis

Es un problema de salud de la mujer que generalmente tiene como síntomas dolor intenso y flujo menstrual abundante, pudiendo causar infertilidad y abortos. Los movimientos del útero más fuertes, frecuentes y fuera del patrón normal y la inflamación son los principales factores responsables de estas manifestaciones.

Si sientes el útero temblar y tienes los síntomas descritos durante el periodo menstrual, consulta a un médico de familia o a un ginecólogo. Para la investigación, el médico puede pedir análisis de sangre para mediciones hormonales y ultrasonido.

En la adenomiosis, la producción de una hormona (prolactina) y el tamaño del útero pueden estar aumentados. Algunas mujeres que tienen la enfermedad también tienen endometriosis.

El tratamiento indicado puede incluir el uso de medicamentos antiinflamatorios, hormonas y cirugías.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad causada cuando las células de la capa interna del útero están presentes fuera del útero. Causa limitación en las contracciones uterinas, dolor e infertilidad, entre otras cosas.

Quien tiene endometriosis puede tener problemas en otros órganos (intestinos y ovarios, por ejemplo), debido al proceso inflamatorio que causa fuera del útero. Si sientes el útero temblar, es posible que no sea endometriosis, a menos que los movimientos del intestino sean responsables de ello.

Cuándo preocuparse

Cuando los movimientos del útero no son normales, con contracciones que difieren del patrón, esto puede ir acompañado de flujo menstrual intenso, cólicos en la parte baja del abdomen y dolor en otras regiones del abdomen. En ese caso, los síntomas pueden estar asociados con problemas de fertilidad, embarazo ectópico, abortos y endometriosis.

Si tienes estos síntomas, consulta a un médico de familia o ginecólogo para saber cuál es el problema y cuál es el tratamiento indicado.

El 0% de los lectores encuentra útil este contenido (3 evaluaciones en los últimos 12 meses)
  • Publicaremos su pregunta de forma anónima.
  • Haga una pregunta clara, breve y sin incluir datos personales.
  • No solicite un diagnóstico o segunda opinión sobre tratamientos que ya esté realizando.
Utilizaremos su correo electrónico para notificarle sobre la respuesta. Su correo electrónico nunca será publicado online.