Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Trombosis hemorroidal: qué es, síntomas y causas

La trombosis hemorroidal ocurre principalmente cuando presenta una hemorroide interna o externa que se rompe o queda presa en el ano, haciendo que la sangre se acumule en el ano formando un coágulo, que produce hinchazón y dolor intenso en la región anal.​

Generalmente, la trombosis hemorroidal es más frecuente en personas con estreñimiento y durante el embarazo, pero también puede presentarse por otras situaciones que aumenten la presión abdominal, como esfuerzo excesivo en el gimnasio, por ejemplo.

E tratamiento de la trombosis hemorroidal se realiza de acuerdo a la causa y gravedad, pudiendo indicarse una cirugía o el uso de medicamentos dependiendo de la orientación clínica del proctólogo.

Trombosis hemorroidal: qué es, síntomas y causas

Principales síntomas

Los síntomas de la trombosis hemorroidales son los mismos que las hemorroides, siendo estos:

  • Dolor intenso en la región anal;
  • Sangrado, especialmente al evacuar o al realizar fuerza;
  • Hinchazón o nódulo en la región.

Sin embargo, en estos casos puede confirmarse que la hemorroides se tornó morada o negra, indicando trombosis, por lo que la persona debe acudir con el proctólogo lo antes posible.

El diagnóstico de la trombosis hemorroidal es realizado con base en la observación de los síntomas por el proctólogo, el cual evaluará las características de las hemorroides externas y signos de trombosis.

Causas de la trombosis hemorroidal

La trombosis hemorroidal ocurre normalmente como consecuencia de una hemorroide externa, que puede surgir por estreñimiento, esfuerzo al evacuar, mala higiene anal y durante el embarazo, por ejemplo. Vea una dieta para prevenir la trombosis hemorroidal.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la trombosis hemorroidal es orientado por el proctólogo, el cual normalmente recomienda el uso de medicamentos para el dolor, pomadas anestésicas, además de baños de asiento y cambios en la alimentación, como aumentar la cantidad de fibras, por ejemplo, para mantener el hábito intestinal. 

Sin embargo, también puede recomendarse la realización de una cirugía para remover los trombos grandes y dolorosos. Conozca más sobre el tratamiento de la trombosis hemorroidal.

Bibliografía >

  • PHILLIPS, R.K.S; CLARK, S. Cirurgia Colorretal. 5 ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2017. 231-236.
  • V. FERNANDES; A. GOMES CAMACHO. Doença hemorroidária. REVISTA PORTUGUESA DE COLOPROCTOLOGIA. pp. 36-43, Agosto 2009. Disponível em: https://www.spcoloprocto.org/uploads/rpcol_maio_agosto_2009__pags_36_a_43.pdf
  • UFRGS. Telecondutas: Hemorróidas. 2018. Disponible en: <https://www.ufrgs.br/telessauders/documentos/telecondutas/tc_hemorroidas.pdf>. Acceso en 15 Abr 2020
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje