Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tratamiento para la fiebre amarilla

El tratamiento para la fiebre amarilla debe ser orientado por un médico general y, normalmente, consiste apenas en aliviar los síntomas de la enfermedad como fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómitos. 

Así que se recomienda mantenerse en casa, de reposo, evitando ir para el colegio o al trabajo, invirtiendo en la ingestión de 2 litros de agua o de agua de coco por día para evitar la deshidratación provocada por los vómitos. 

Medicamentos para la fiebre amarilla

Tratamiento para la fiebre amarilla

Como no existe un medicamento específico para tratar la fiebre amarilla, el médico puede indicar que el tratamiento sea hecho de acuerdo a los síntomas que el individuo presenta. La ribavirina es un remedio que actúa en el hígado y tiene buenos resultados, trayendo la cura de la enfermedad, pero debe ser usada en forma de inyección, y en algunos países solo se consigue en forma de comprimido, por lo que generalmente no está indicada.

Los medicamentos que el médico puede recomendar para que la persona se recupere más rápido son: 

  • Medicamentos antipiréticos como el Paracetamol, de 8 en 8 horas para disminuir la fiebre y el dolor de cabeza;
  • Medicamentos analgésicos como Paracetamol o Dipirona, para aliviar los dolores musculares;
  • Protectores del estómago como Cimetidina y Ompeprazol, para evitar gastritis, úlceras y disminuir el riesgo de sangrado;
  • Medicamentos contra los vómitos como Metoclopramida para controlar los vómitos.

No son recomendados los medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico porque pueden causar hemorragias y causar la muerte, así como ocurre en caso de dengue. Algunos medicamentos que son contraindicados en caso de fiebre amarilla son AAS, aspirina, Doril y Calamdor. 

En los casos más graves, el tratamiento debe ser hecho hospitalizando al individuo y colocándole suero y medicamentos a través de vía intravenosa, así como oxígeno para evitar complicaciones graves como hemorragia o deshidratación, ya que pueden colocar en riesgo la vida del paciente. 

Señales de que mejora

Las señales de que los síntomas presentes en la fiebre amarilla están mejorando suelen aparecer 2 a 3 días después de haber iniciado el tratamiento e incluyen la disminución de la fiebre, alivio de los dolores musculares y del dolor de cabeza, así como la reducción de los vómitos.

Señales de que empeora

Las señales de que la fiebre amarilla está empeorando están relacionados con la deshidratación y por esto son: aumento del número de vómitos, disminución de la cantidad de orina, cansancio excesivo y apatía. En estos casos se recomienda ir lo más rápido posible a la emergencia hospitalaria para iniciar el tratamiento adecuado. 

Complicaciones

Las complicaciones afectan entre el 5 al 10% de los pacientes con fiebre amarilla y en este caso el tratamiento debe ser hecho con internamiento en la UCI. Pueden ser señales de complicaciones como por ejemplo la disminución de la orina, apatía, decaimiento, vómito con sangre e insuficiencia renal. Cuando el paciente llega en este estado debe ser llevado al hospital para que sea hospitalizado porque puede haber la necesidad de realizar una hemodiálisis o ser intubado.

Vea como se puede proteger de la fiebre amarilla en: Vacuna contra la fiebre amarilla.

Más sobre este tema:


Carregando
...