Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Cómo se realiza el tratamiento para la Bursitis

La bursitis es la inflamación de la bursa, una bolsa que sirve para proteger la articulación y el hueso y evitar el roce entre dos extremidades óseas. Algunas articulaciones que contienen bursa y por eso pueden desarrollar una bursitis, son el hombro, la cadera, el tobillo, la rodilla y el talón. Conozca más sobre bursitis en el hombro.

El tratamiento de una bursitis tiene como objetivo aliviar el dolor y la inflamación de la región afectada, debiendo ser orientado por un médico traumatólogo y por un fisioterapeuta. Por lo general, el médico indica medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, así como la realización de sesiones de fisioterapia. Cuando la persona no responde al tratamiento, el médico podría indicar el drenaje del líquido de la bursa o su extirpación. 

Cómo se realiza el tratamiento para la Bursitis

A seguir indicamos las formas de tratamientos que pueden ser adoptadas en el tratamiento de la bursitis.

1. Medicamentos

Por lo general, el médico prescribe el uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios como Dipirona, Ibuprofeno, Nimesulida o Diclofenaco, cuya dosis y tiempo de uso deberán ser establecidas por el médico.

Asimismo, podría indicar el uso de pomadas de diclofenaco como el Cataflam o Voltaren, por ejemplo, debiendo aplicar una fina capa en la articulación dolorida, 2 a 3 veces por día.

Estos medicamentos pueden ser usados diariamente para aliviar el dolor, pero cuando el malestar se mantiene durante 3 meses, incluso con la realización de fisioterapia en conjunto, el ortopedista podría indicar el uso de inyecciones de corticosteroides.

Además de esto, si existe alguna infección podrían ser administrados antibióticos, aunque es poco frecuente.

2. Fisioterapia

La fisioterapia para la bursitis debe realizarse a diario, en ella se utilizan dispositivos con propiedades analgésicas y antiinflamatorias, que ayudaran a disminuir el dolor y la inflamación, estos son: el tens, ultrasonido, corriente galvánica o microcorrientes. 

Además de esto, durante las sesiones de fisioterapia se utilizan técnicas y ejercicios que permitan aumentar la movilidad de la articulación, así como ejercicios de estiramiento para mejorar su funcionamiento.

Las sesiones de fisioterapia por lo general deben realizarse durante 6 meses, sin embargo, varía de una persona a otra. Una vez que se haya recuperado la articulación, se recomienda que la persona continúe practicando alguna actividad física para mantener la articulación hidratada y fortalecer los músculos, evitando así la aparición nuevamente de una bursitis.

3. Tratamiento casero

El tratamiento casero consiste en la adopción de algunos cuidados para aliviar el dolor y la inflamación de la región afectada, como:

  • Mantener de reposo la articulación afectada;
  • Colocar hielo o una compresa fría sobre la articulación durante 20 minutos, 3 veces al día;
  • Utilizar rodillera, en caso de bursitis en la rodilla, para soportar la articulación y diminuir el dolor;
  • No dormir para el lado de la cadera que presenta bursitis;
  • Al dormir, colocar almohadas para soportar la articulación.

Además de esto, un tratamiento alternativo que podría aplicarse es la acupuntura, debido a que la aplicación de las agujas en la región afectada ayuda a reducir la inflamación y el dolor. Vea cómo funciona la acupuntura.

4. Cambios en la alimentación

Realizar algunos cambios en la alimentación como disminuir alimentos ricos en grasa y azúcares y aumentar el consumo de alimentos con propiedades antiinflamatorias, podría ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Vea más detalles en el vídeo siguiente:

Vea cuáles son los alimentos con propiedades antiinflamatorias que puede incluir en la dieta.

Signos de mejoría

Los signos de mejoría de la bursitis surgen con el tratamiento e incluyen la reducción del dolor de la región afectada y de la dificultad en mover el miembro afectado.

Signos de empeoramiento

Cuando la bursitis empeora pueden surgir complicaciones como infección de la bursa, causando enrojecimiento, inflamación y un aumento de la temperatura en la región afectada.

Además de esto, otros signos que podrían indicar que la bursitis está empeorando son: aumento del dolor y dificultad para mover la articulación afectada. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje