Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tratamiento para agua en los pulmones

El tratamiento para agua en el pulmón, conocido científicamente como edema pulmonar, tiene como objetivo mantener los niveles adecuados de oxígeno circulantes, evitando el surgimiento de complicaciones, como paro respiratorio o la falla de órganos vitales. Por lo que es importante que la persona sea orientado al hospital cuando se tengan sospecha de líquido en los pulmones. 

El tratamiento normalmente consiste en el uso de mascarillas de oxígeno y medicamentos que ayudan a eliminar el exceso de líquidos del organismo y restaurar la circulación de oxígeno. Además, en algunos casos puede indicarse la realización de fisioterapia respiratoria para fortalecer los pulmones. 

Tratamiento para agua en los pulmones

Cómo se realiza el tratamiento

Debido a que los pulmones se encuentran llenos de líquido y no logran absorber la cantidad suficiente de oxígeno, el tratamiento debe iniciarse con el suministro de grandes cantidades de oxígeno a través de una mascarilla facial.

Después de eso, para que sea posible retirar la mascarilla de oxígeno y permitir que la persona vuelva a respirar de forma normal, se administran medicamentos diuréticos, como Furosemida, que eliminan el exceso de líquidos a través de la orina, permitiendo que los pulmones se vuelven a llenar aire.

Cuando este problema está causando mucha dificultad para respirar o dolor intenso, el médico puede utilizar inyecciones de morfina directamente en la vena para poner al paciente más cómodo durante el tratamiento.

Fisioterapia para edema pulmonar

Después del edema pulmonar, los pulmones pueden perder algo de su capacidad para expandirse, sin lograr tomar grandes cantidades de aire. De esta forma, el neumólogo puede recomendar algunas sesiones de fisioterapia respiratoria para mejorar la capacidad del pulmón y fortalecer los músculos respiratorios, a través de ejercicios indicados por un fisioterapeuta. Conozca más sobre cómo se realiza la fisioterapia respiratoria. 

Estas sesiones pueden realizarse hasta 2 veces por semana, durante el tiempo que sea necesario para recuperar toda la capacidad pulmonar.

Signos de mejoría y empeoramiento

Las primeras señales de mejora aparecen algunos minutos u horas después del inicio del tratamiento e incluyen la disminución de la dificultad para respirar, el aumento de los niveles de oxígeno, reducción del dolor en el pecho y el alivio de la sibilancia al respirar.

Por otro lado, cuando el tratamiento no se inicia tempranamente pueden surgir algunos signos de empeoramiento que incluyen el agravamiento de los síntomas como sensación de ahogamiento, extremidades moradas, desmayo y, en los casos más graves, paro respiratorio.

Prevención de un episodio de edema pulmonar

Cuando los síntomas están controlados y los niveles de oxígeno en el cuerpo están equilibrados es importante identificar cuál es el problema que está causando la acumulación de líquido en los pulmones, ya que si este problema no es tratado, los síntomas de agua en el pulmón pueden volver. Conozca más sobre los síntomas de agua en los pulmones.

En la mayoría de los casos, el agua en el pulmón surge debido a un problema cardiaco no tratado, como la insuficiencia cardíaca, pero los problemas del sistema nervioso o las infecciones en los pulmones también pueden conducir a la acumulación de líquidos en el pulmón.

Dependiendo de la causa, el neumólogo puede utilizar otros medicamentos como:

  • Medicamentos para el corazón, como nitroglicerina: alivia la presión sobre las arterias del corazón, mejorando su funcionamiento y evitando la acumulación de sangre en los pulmones;
  • Medicamentos para presión alta, como captopril: reducen la presión arterial, facilitando el trabajo del corazón y evitando la acumulación de líquidos.

Cuando la causa del edema pulmonar ya se conoce desde el principio en las personas que tienen problemas cardíacos hace algunos años, por ejemplo, el tratamiento puede hacerse con estos medicamentos desde el inicio para acelerar la eliminación del exceso de líquido.

Sin embargo, en el caso de personas que no tenían el diagnóstico de una enfermedad hasta el surgimiento de los síntomas de agua en el pulmón, el neumólogo podrá encaminar hacia un cardiólogo u otra especialidad para iniciar el tratamiento adecuado del problema, evitando que vuelva a surgir un cuadro de edema pulmonar.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje