Activar las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y el bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Sintomas de tension arterial elevada

Conocer los síntomas de la presión arterial alta es importante y puede salvar la vida de la persona, pero la gran mayoría de los pacientes que tienen altos niveles de presión no siente nada. Los síntomas de la presión arterial alta a menudo aparecen sólo en los casos avanzados de la enfermedad, cuando la presión es demasiado alta, pueden ser:

  • Fuerte dolor de cabeza;

  • Dolor en la nuca;

  • Zumbido en los oídos;

  • Cansancio;

  • Mareo;

  • Náuseas ;

  • Calor en la cara;

  • Visión borrosa, ojos borrosos;

  • Palpitaciones en el corazón;

  • Confusión mental;

  • Dificultad para respirar

En una crisis hipertensiva, no siempre todos estos síntomas están presentes al mismo tiempo, pero si el paciente tiene por lo menos 3 de estos síntomas es importante ir a tomar la tensión  a una farmacia o tomar el fármaco recetado por el médico para controlar la tensión.

La hipertensión es un enfermedad silenciosa, por eso debe controlarse al menos una vez al año, esto está indicado para todas las edades, incluidos los niños, ya que también pueden padecer de tensión arterial elevada. Las personas ya diagnosticadas de hipertensión arterial deben ser controladas regularmente (unas 3 veces al año) por su cardiólogo, para evaluar la necesidad de ajustar la dosis o el tipo de fármaco.

Los síntomas de hipertensión arterial en el embarazo no siempre se manifiestan y es muy común que la mujer embarazada descubra que tiene la tensión arterial elevada en la consulta prenatal.

Tratamiento para la presion elevada

El tratamiento para la tensión arterial alta se lleva a cabo con fármacos antihipertensivos, pérdida de peso, dieta baja en sal, ejercicio físico como caminar, correr o levantar pesas. El objetivo del tratamiento es que la tensión no supere los máximos de 13x8 mmHg.  Este tratamiento debe mantenerse durante toda la vida porque la tensión arterial alta no tiene cura, pero si se puede controlar.

Un buen consejo para reducir la sal en las comidas en condimentar los alimentos con hierbas aromáticas como el orégano, perejil, romero, ajo y pimienta. Además, es importante comprobar las etiquetas de los alimentos, ya que el consumo de sodio también debe ser controlado.

Más sobre este tema:
Carregando
...