Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Glaucoma: qué es, síntomas y tratamiento

El glaucoma es un padecimiento en los ojos que se caracteriza por un aumento de la presión intraocular o por una fragilidad del nervio óptico.

El tipo más común de glaucoma es el de ángulo abierto, el cual no causa dolor o algún otro síntoma que pueda indicar el aumento de la presión intraocular. El glaucoma de ángulo cerrado, que es el tipo menos común, puede causar dolor y enrojecimiento en los ojos. 

Por eso, en caso de sospecha se debe acudir al oftalmólogo para realizar los exámenes correspondientes e iniciar el tratamiento adecuado para el glaucoma y prevenir la pérdida de la visión. 

Glaucoma: qué es, síntomas y tratamiento

Síntomas de glaucoma

Algunos de los principales síntomas que pueden indicar presión intraocular alta en los ojos son:

  • Dolor intenso en los ojos y alrededor de los ojos;
  • Dolor de cabeza;
  • Enrojecimiento en el ojo;
  • Problemas de visión;
  • Dificultad para enfocar en la oscuridad;
  • Náuseas y vómitos;
  • Aumento de la parte negra del ojo, también conocida como pupila, o del tamaño de los ojos;
  • Visión borrosa y empañada;
  • Observación de arcos alrededor de las luces;
  • Disminución de la visión periférica.

Estos son algunos de los síntomas generales que pueden indicar la presencia de glaucoma, sin embargo los síntomas difieren un poco dependiendo del tipo de glaucoma presente y los que son más comunes raramente causan síntomas. Conozca más sobre lo síntomas de glaucoma.

En presencia de algunos de estos síntomas, se recomienda consultar a un oftalmólogo tan pronto como sea posible, para que el médico pueda diagnosticar el problema. En general, el diagnóstico del Glaucoma puede hacerse a través de un Examen Oftalmológico completo realizado por el médico, que incluirá una Tonometría, un examen que permite medir la presión dentro del ojo. Como en la mayoría de los casos el glaucoma no causa síntomas, se recomienda realizar este examen oftalmológico al menos 1 vez al año, especialmente a partir de los 40 años de edad.

Además de esto, la presión alta en los ojos también puede causar escleritis, una inflamación crónica de la esclera que es una capa fina que cubre la parte blanca del ojo, pudiendo causar ceguera a largo plazo. 

Principales causas 

Glaucoma: qué es, síntomas y tratamiento

La presión alta en los ojos surge cuando existe un desequilibrio entre la producción de líquido ocular y su drenaje, lo que conlleva a una acumulación de líquido dentro del ojo, que acaba aumentando la presión intraocular. La presión alta o el glaucoma puede tener diferentes causas, que incluyen:

  • Antecedentes familiares de glaucoma;
  • Producción excesiva de líquido ocular;
  • Obstrucción del sistema de drenaje del ojo, que permite la eliminación de líquido. Este problema también puede ser conocido por ángulo abierto;
  • Uso prolongado o exagerado de Prednisona o Dexametasona;
  • Trauma en el ojo causado por golpes, sangrado, tumor ocular o inflamación por ejemplo;
  • Realización de cirugía ocular, especialmente la realizada para el tratamiento de las cataratas.

Además de esto, el glaucoma también puede surgir en personas con más de 60 años de edad, que sufren de hipertensión arterial o que sufren de miopía axial.

Cómo se realiza el tratamiento

En general, el tratamiento para el aumento de la presión intraocular es indicado por el oftalmólogo, el cual podrá recetar el uso de gotas o medicamentos que ayuden a reducir la presión sanguínea en los ojos.

En algunos casos el médico podrá indicar la realización de tratamientos con láser o de una cirugía ocular, principalmente cuando los otros tratamientos no tienen el efecto deseado o cuando se tiene otras enfermedades asociadas como la diabetes, por ejemplo, sin embargo todo esto dependerá de cuál sea la causa del aumento de la presión. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema:

Carregando
...