Reconstrucción mamaria: qué es y cuándo se indica esta cirugía

Marzo 2020

La reconstrucción mamaria es un tipo de cirugía plástica que normalmente es realizada en mujeres que pasaron por una mastectomía, que corresponde a la remoción de la mama debido, normalmente, al cáncer de mama. 

De esta forma, este tipo de procedimiento quirúrgico tiene como objetivo principal reconstruir la mama de mujeres mastectomizadas, tomando en cuenta el tamaño, forma y apariencia de la mama extraída; con la finalidad de mejorar el autoestima, confianza y calidad de vida de la mujer, la cual normalmente se encuentra disminuida luego de una mastectomía. 

Para esto, existen dos tipos principales de reconstrucción mamaria, que pueden ser ejecutados mediante:

  • Implante: consiste en colocar un implante de silicona debajo de la piel, simulando la forma natural de la mama;
  • Colgajo abdominal: consiste en retirar piel y grasa de la región abdominal para usarlas en la región de las mamas y reconstruir los senos. En ciertos casos, también pueden ser usados colgajos retirados de las piernas o espalda si no existe el tejido suficiente en el abdomen. 

El tipo de reconstrucción debe ser discutido con el médico y varía de acuerdo con los objetivos de la mujer, el tipo de mastectomía realizada y los tratamientos para cáncer que fueron llevados a cabo. 

Si no ha sido posible preservar los pezones durante la mastectomía, en muchos casos, la mujer puede optar por su reconstrucción 2 o 3 meses después de la restauración de la mama o dejar sólo el volumen de esta, con la piel lisa y sin pezones. Esto ocurre porque la reconstrucción de los pezones es un proceso muy complejo que debe ser realizado por un cirujano con mucha experiencia. 

Reconstrucción mamaria: qué es y cuándo se indica esta cirugía

Cuándo realizar la reconstrucción

Idealmente, la reconstrucción de la mama debe ser realizada junto con la mastectomía para que la mujer no tenga que pasar por un período de adaptación psicológica a su nueva imagen. Sin embargo, existen casos en los que la mujer necesita realizarse radiación para completar el tratamiento del cáncer, lo que podría retrasar la cicatrización, siendo recomendado postergar también la reconstrucción. 

Asimismo, cuando el cáncer es muy extenso y es necesario remover una gran cantidad de mama y piel durante la mastectomía, el cuerpo necesita más tiempo para recuperarse, razón por la que se aconseja también postergar la reconstrucción. 

No obstante, mientras no pueda ser realizada la reconstrucción, la mujer puede optar por otras técnicas, como el uso de sostenes con relleno; con la finalidad de mejorar su autoestima y tener más seguridad en sí misma. 

Cuidados después de la reconstrucción mamaria

Después de la reconstrucción, normalmente, son colocadas gasas y adhesivos en las incisiones quirúrgicas, además de ser recomendada la utilización de una banda elástica o sostén para disminuir la hinchazón y sustentar la mama reconstruida. Puede ser necesario también el uso de un drenaje, el cual debe ser colocado bajo la piel para remover cualquier exceso de sangre o fluido que pueda interferir en el proceso de cicatrización y favorecer al surgimiento de infecciones. 

El médico también puede recomendar el uso de ciertos medicamentos para disminuir el riesgo de infecciones, además de medidas relacionadas con la higienización de la zona y el seguimiento médico regular. La recuperación después de la reconstrucción mamaria puede demorar varias semanas, notándose la disminución de la inflamación de forma progresiva y la mejoría en la forma de la mama.

La nueva mama no tiene la misma sensibilidad que la anterior y también es común que queden cicatrices relacionadas al procedimiento. Sin embargo, existen algunas opciones que pueden ayudar a disimular las cicatrices, como masajes con aceites o cremas hidratantes o procedimientos estéticos, los cuales deben ser realizados bajo la orientación del dermatólogo. 

Ventajas y desventajas de cada tipo de cirugía

El tipo de reconstrucción mamaria no siempre puede ser escogido por la mujer debido a su historia clínica, sin embargo, existen algunos casos en los que médico permite tomar esta decisión. De esta forma, las ventajas y desventajas de cada método están resumidas en la siguiente tabla:

 VentajasDesventajas
Reconstrucción con implante

Cirugía más rápida y fácil;

Recuperación más rápida y menos dolorosa;

Mejores resultados estéticos;

Menores probabilidades de cicatrices.

Mayor riesgo de problemas como desplazamiento del implante;

Necesidad de realizar una nueva cirugía para cambiar el implante después de 10 o 20 años;

Senos con apariencia menos natural. 

Reconstrucción con colgajo

Resultados permanentes, sin necesidad de realizar nuevas cirugías en el futuro;

Menor riesgo de problemas a largo plazo;

Senos con apariencia más natural.

Cirugía más compleja y extensa;

Recuperación más dolorosa y más lenta;

Posibilidad de resultados menos positivos;

Necesidad de tener suficiente piel para realizar el colgajo. 

De esta forma, aunque optar por el uso de implantes sea una opción mas simple y con una recuperación más fácil, en ciertos casos, puede tener un mayor riesgo de problemas en el futuro. El uso del colgajo, por otra parte, es una cirugía más complicada y que requiere mucho más tiempo, no obstante, tiene menos riesgos a largo plazo por utilizar tejidos extraídos de la propia mujer. 

Conozca cómo es la recuperación y los riesgos de cualquier cirugía plástica en los senos.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: