Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Hepatitis A: síntomas principales, cómo se transmite y tratamiento

En la mayor parte de los casos, la infección por el virus de la hepatitis A, el VHA, no causa síntomas, lo que aumenta el riesgo de la transmisión del virus, puesto que la persona no sabe que lo posee. En otros casos, los síntomas pueden aparecer alrededor de 15 a 50 días después de la infección, sin embargo, pueden ser semejantes a los de la gripe, como dolor de garganta, tos, dolor de cabeza y sensación de malestar, por ejemplo. 

Aunque posea síntomas que pueden ser confundidos con otras enfermedades, la hepatitis A también puede ocasionar el surgimiento de síntomas más específicos. En caso de que tenga dudas de tener o no el virus, seleccione los síntomas en la prueba abajo y verifique el riesgo de tener hepatitis:

  1. 1. Dolor en la región superior derecha del abdomen
  2. 2. Color amarillento en los ojos o en la piel
  3. 3. Heces amarillentas, grisáceas o blanquecinas
  4. 4. Orina oscura
  5. 5. Fiebre baja constante
  6. 6. Dolor en las articulaciones
  7. 7. Pérdida del apetito
  8. 8. Náuseas o mareos frecuentes
  9. 9. Cansancio fácil y sin razón aparente
  10. 10. Abdomen hinchado
Imagem que indica que o site está carregando

Normalmente, cualquiera de estos síntomas desaparece en un plazo de 6 meses, pero durante este período también es posible que la enfermedad se manifieste por ciclos, es decir, surge durante algunas semanas y vuelve a desaparecer, hasta curarse por completo.

Debido a que los síntomas de los diferentes tipos de hepatitis son muy semejantes, es importante consultar un hepatólogo para realizar los exámenes necesarios y confirmar que se trata de una hepatitis del tipo A, iniciando el tratamiento adecuado. 

Hepatitis A: síntomas principales, cómo se transmite y tratamiento

Cómo ocurre la transmisión 

El virus de la hepatitis A puede ser transmitido fácilmente a través del contacto oro-fecal, es decir, con aguas o alimentos contaminados con heces de personas infectadas o por el contacto sexual oro-anal desprotegido.

Para evitar la transmisión es importante lavarse las manos siempre, beber únicamente agua tratada y mejorar las condiciones de higiene y saneamiento básico. Otra forma de prevenir la infección por el VHA es a través de la vacuna, cuya dosis puede ser tomada a partir de los 12 meses. 

Es importante que las personas con hepatitis A eviten entrar en contacto cercano con otras personas hasta 1 semana después del inicio de los síntomas, debido a la facilidad de transmisión del virus. Por esta razón, para disminuir el riesgo de transmisión es importante seguir el tratamiento indicado por el médico y tener una alimentación adecuada. 

Cómo evitar transmitir el virus

Para evitar contaminar a otras personas dentro de la casa o en el trabajo se deben lavar siempre las manos, principalmente después de ir al baño, lavar bien los alimentos antes de comerlos y evitar el contacto con aguas contaminadas por aguas residuales. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la hepatitis A se realiza para aliviar los síntomas y ayudar al cuerpo a recuperarse más rápido. Los principales medicamentos utilizados son para aliviar el dolor y la fiebre mediante analgésicos, como la dipirona, y también medicamentos para náuseas, como dimenhidrinato o bromopride, por ejemplo, pero sólo deben ser utilizados bajo la indicación médica para que el funcionamiento del hígado no empeore aún más. 

El virus de esta enfermedad generalmente es eliminado por el organismo de forma natural, por esta razón, no se utilizan medicamentos propios para esto. Normalmente, los síntomas, que en la mayoría de los casos, son cansancio, náuseas, dolores en el cuerpo y fiebre baja, duran alrededor de 10 días y, aproximadamente en 2 meses, la inflamación del hígado causada por el virus es curada. 

Tratamiento natural

Existen algunas formas de ayudar a la recuperación de la hepatitis A:

  • Permanecer en reposo: descansar el cuerpo es importante para reponer energías y lograr recuperarse;
  • Beber por lo menos 2L de agua al día: beber mucha agua es ideal para hidratar las células y permitir que los órganos del cuerpo trabajen mejor, además de mejorar la circulación y ayudar a eliminar toxinas que son perjudiciales;
  • Comer poco y a cada 3 horas: previene las náuseas y vómito y facilita la absorción de los alimentos por el cuerpo;
  • Evitar alimentos de difícil digestión: alimentos como carnes grasosas, frituras y alimentos embutidos deben evitarse para facilitar el trabajo del hígado. Una dieta ideal sería aquella rica en verduras y jugos. Conozca las mejores dietas en el tratamiento de la hepatitis;
  • No consumir bebidas alcohólicas: el alcohol es prohibido porque puede empeorar la inflamación del hígado;
  • Beber tés de limón, apio y alcachofa: estas bebidas son conocidas por sus propiedades desintoxicantes y antiinflamatorias. Pero es importante tener en cuenta que no se puede beber cualquier té, puesto que algunos pueden incluso ser perjudiciales para el hígado, siendo recomendable consultar al médico sobre los tés adecuados;
  • No tomar otros medicamentos: es importante tomar solamente medicamentos recetados por el médico para no causar un sobreesfuerzo en el hígado, puesto que ya este se encuentra perjudicado, como el paracetamol, por ejemplo.

Signos de mejoría o agravamiento de la enfermedad 

Los signos de mejoría de la hepatitis A generalmente surgen alrededor de 10 días después de iniciados los síntomas, con disminución de la fiebre, cansancio, náuseas y del color amarillento de la piel y ojos. No obstante, personas con el sistema inmune debilitado, como en el caso de cáncer o ancianos frágiles, los síntomas pueden ser más intensos y demorar más tiempo para mejorar. En estos casos, también es más común desarrollar la forma más grave de la enfermedad, que es la hepatitis fulminante.

Aunque sea menos usual, existen casos en que las personas pueden empeorar, manifestando síntomas como vómitos constantes, fiebre por encima de 39ºC, somnolencia o dolor abdominal intenso, por ejemplo. En este caso, se debe buscar atención médica inmediata. 

Cuándo puede ser grave

En la mayor parte de las personas, este tipo de hepatitis no provoca lesiones graves en el hígado, desapareciendo al fin de algunos meses. Sin embargo, en casos inusuales, las lesiones en el hígado pueden continuar aumentando hasta causar insuficiencia del órgano, resultando en signos como:

  • Vómitos repentinos e intensos;
  • Facilidad para desarrollar hematomas o sangrar;
  • Aumento de irritabilidad;
  • Problemas de memoria y concentración;
  • Mareos o confusión.

Cuando surge alguno de estos síntomas es aconsejable ir inmediatamente al hospital para evaluar el funcionamiento del hígado e iniciar el tratamiento, que normalmente es realizado mediante alteraciones en el estilo de vida, como reducción del contenido de sal y proteínas en la dieta. 

Conozca cómo se realiza el tratamiento para la hepatitis A. 

Bibliografía >

  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Hepatite A. Disponible en: <http://www.aids.gov.br/pt-br/publico-geral/o-que-sao-hepatites/hepatite>. Acceso en 12 Jul 2019
  • HEPATITE A. Sociedade Brasileira de Infectologia. Disponible en: <https://www.infectologia.org.br/pg/974/hepatite-a>. Acceso en 17 Dic 2019
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje