Fiebre de Lassa: qué es, síntomas y tratamiento

La fiebre de Lassa es una enfermedad infecciosa viral rara que es transmitida por animales infectados, como arañas y roedores, principalmente, ratones de zonas como África.

Los síntomas de la fiebre de Lassa pueden demorar hasta 3 semanas para surgir y, por esta razón, la persona que sospecha de la enfermedad después de haber estado en África, debe consultar a un médico general para realizar el diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado. 

Fiebre de Lassa: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

La fiebre de Lassa es una enfermedad infectocontagiosa grave que es caracterizada por el aumento de la temperatura corporal y otros síntomas como:

  • Dolor muscular;
  • Dolor torácico y abdominal;
  • Dolor de garganta;
  • Diarrea con sangre;
  • Náuseas y vómitos con sangre.

Con el avance de la enfermedad, pueden incluso surgir varios tipos de complicaciones, como: encefalitis, hepatitis, meningitis, shock, hemorragia y convulsiones. 

Cómo confirmar el diagnóstico

En algunos casos, el diagnóstico de la fiebre de Lassa puede ser confirmado sólo con la observación de los síntomas y evaluación del historial de viajes de la persona. Sin embargo, como algunos síntomas pueden ser poco específicos, el médico también puede solicitar algunos exámenes de sangre para confirmar la infección. 

Cómo se contagia

La transmisión de la fiebre de Lassa ocurre a través del contacto por vía respiratoria o digestiva, con heces de animales infectados, como arañas o ratones. No obstante, esto también puede ocurrir a través de heridas en la piel o por las mucosas, como los ojos y la boca. 

Entre humanos, la transmisión de la fiebre de Lassa ocurre a través del contacto con sangre, heces, orina o secreciones corporales. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la fiebre de Lassa es realizado mediante un internado de aislamiento para evitar la transmisión de la enfermedad. Por esta razón, para entrar el contacto con el paciente, los familiares y profesionales de la salud deben utilizar ropa de protección con guantes, lentes, batas y mascarillas. 

Durante el tratamiento son aplicadas inyecciones de medicamento antiviral, Ribavirina por vía intravenosa. El paciente debe permanecer hospitalizado hasta que deje de presentar síntomas y excrete el virus. 

Prevención de la fiebre de Lassa

La prevención de la fiebre de Lassa consiste en evitar el contacto con sustancias contaminadas, razón por la cual, los individuos deben: 

  • Usar únicamente agua embotellada;
  • Cocinar bien los alimentos;
  • Eliminar ratones de las casas;
  • Mantener una higiene corporal adecuada. 

Estos consejos deben ser aplicados principalmente en regiones con mayor incidencia de la enfermedad, como en el continente africano. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • WHO. Lassa fever. Disponible en: <https://www.who.int/emergencies/diseases/lassa-fever/en/>. Acceso en 26 Abr 2019
Más sobre este tema: