Dolor muscular: principales causas y tratamiento

Fisioterapeuta
Junio 2020

El dolor muscular es un síntoma frecuente que puede tener varias causas, pero que generalmente puede tratarse con reposo, estiramientos y masajes. Sin embargo, cuando se hace frecuente o aumenta de intensidad, puede ser necesario el uso de medicamentos prescritos por el médico, como Bencoprim.

La mejor forma de evitar el dolor muscular es mediante la prevención, para lo cual se recomienda realizar actividades físicas regularmente, así como estiramientos, además de mantener un estilo de vida saludable, evitar fumar, consumir bebidas alcohólicas y disminuir el consumo de azúcar, por ejemplo.

Principales causas 

El dolor muscular puede producirse debido a varias causas y la intensidad del dolor varía de acuerdo a la zona, causa y síntomas. La causa más común de dolor muscular es la distensión o estiramiento del músculo debido a ejercicio físico intenso, como fútbol o musculación, por ejemplo.

Además de las causas relacionadas a la práctica de actividades físicas, el dolor muscular puede presentarse debido a una enfermedad en los huesos, como osteomielitis u osteosarcoma, artritis, embarazo y cambios hormonales, inflamación en el nervio ciático, varices o problemas circulatorios, habiendo dolor en los músculos del muslo, pierna o pantorrilla.

El dolor muscular en el hombro, espalda y brazos, por ejemplo, puede ser producido por una mala postura, estrés, ansiedad, tendinitis, enfermedades degenerativas o problemas en la columna, como hernia de disco, por ejemplo.

En caso de que el dolor muscular sea frecuente y empeore, se recomienda acudir con el ortopedista para que diagnostique la causa del dolor e inicie el tratamiento adecuado.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el dolor muscular debe orientarse de acuerdo al grado de dolor y de la posible causa, siendo recomendado acudir con el ortopedista en caso de que el dolor sea frecuente y aumente de intensidad a los largo del día, para que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento adecuado.

1. Tratamiento natural

El tratamiento natural para el dolor muscular consiste en tomar un baño con agua caliente, que estimula la circulación y alivia el dolor, haciendo un masaje con aceites o vinagre, estirando el músculo adolorido y permaneciendo en reposo.

Es importante mover el músculo para evitar la formación de cicatrices en él y rigidez progresiva. La inmovilización debe realizarse cuando lo indique el médico, la cual se indica normalmente cuando la extensión de la lesión responsable del dolor es grande.

Alternar la aplicación de compresas frías y caliente en la zona adolorida puede ser otra buena opción para aliviar el dolor muscular, ya que mientras el hielo ayuda a disminuir el dolor y la inflamación local, la compresa caliente ayuda a relajar el músculo. Conozca más sobre cuándo utilizar las compresas frías y calientes.

Además, el alivio de dolor muscular puede lograre a través de un automasaje con un rodillo rígido de espuma, el cual puede adquirirlo en tiendas de productos deportivos, rehabilitación o por internet. Para realizar el automasaje, coloque el rodillo en la zona adolorida y deslícelo utilizando el pedo del propio cuerpo. Los efectos que este produce se perciben rápidamente.

2. Tratamiento con medicamentos

El tratamiento con medicamentos normalmente es prescrito por el ortopedista cuando el dolor es intenso y frecuente, puediendo recomendar el uso de relajantes musculares, como Bencoprim, analgésicos, como paracetamol y Dipirona, o medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, nimesulida y naproxeno.

3. Pomadas para el dolor muscular

Además de los medicamentos que pueden prescribirse para aliviar el dolor muscular, el médico puede recomendar el uso de pomadas, que deben aplicarse sobre la zona adolorida. Las pomadas que más se indican son Lonol, Diclofenaco, también conocido com Voltaren o Cataflam, que son pomadas antiinflamatorias.

El uso de pomadas debe estar orientado por el médico, las cuales normalmente se recomiendan aplicarse 2 a 3 veces al día mientra se hacen movimientos circulares en la zona. En caso de que el dolor no ceda con el uso de pomadas, se recomienda acudir de nuevo al médico para que se realicen nuevos exámenes y se identifique la causa del dolor para que se pueda iniciar otro tipo de tratamiento.

¿Fue útil esta información?   

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Cerrar
Gracias por tu mensaje.
Información del autor:
Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
Formada por la UNESA con registro profesional en CREFITO- 2 nº. 170751 - F.