Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Diabetes infantil: qué es, síntomas, causas y qué hacer

La  diabetes infantil es una condición caracterizada por la alta concentración de glucosa circulante en sangre, originando un aumento en la frecuencia de la micción (orinar) y de la sed, además de un aumento del apetito, por ejemplo.

La diabetes tipo 1 es la más común en niños y se produce debido a la destrucción de las células del páncreas, responsables de la producción de insulina, que es la hormona que promueve el transporte de azúcar al interior de las células, para evitar la acumulación en sangre. Este tipo de diabetes infantil no tiene cura, solo control, que se realiza principalmente con el uso de insulina según la orientación del pediatra.

A pesar de que la diabetes tipo 1 es más frecuente, niños que poseen hábitos de vida poco saludables, pueden desarrollar diabetes del tipo 2, que se puede revertir en una fase inicial mediante la adopción de hábitos saludables, como una dieta equilibrada y la práctica de actividad física.

Diabetes infantil: qué es, síntomas, causas y qué hacer

Principales síntomas

Los principales síntomas que indican diabetes infantil son:

  • Aumento del apetito;
  • Sensación constante de sed;
  • Boca seca;
  • Aumento de la necesidad de orinar, incluso durante la noche;
  • Visión borrosa;
  • Cansancio excesivo;
  • Somnolencia;
  • Desinterés para jugar;
  • Náuseas y vómitos;
  • Pérdida de peso;
  • Infecciones recurrentes;
  • Irritabilidad y cambios de humor;
  • Dificultad para comprender y aprender.

Cuando el niño presenta algunos de estos síntomas, se recomienda que los padres consulten al pediatra para que se haga el diagnóstico y se pueda iniciar el tratamiento, si es necesario.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la diabetes infantil, se realiza por medio de exámenes de sangre en ayunas, para confirmar los niveles de glucosa circulante. El valor normal de glucosa en ayunas en sangre, es de hasta 99 mg/ dL, por lo que valores superiores pueden indicar diabetes, debiendo el médico solicitar otros exámenes para confirmarlo.

Conozca qué exámenes se realizan para confirmar la diabetes.

Qué causa la diabetes infantil

El tipo más común de diabetes en la infancia es la diabetes tipo 1, que tiene una causa genética, es decir, el niño ya nace con esa condición. En este tipo de diabetes, las propias células del cuerpo destruyen las células del páncreas responsables de la producción de insulina, lo que origina que la glucosa permanezca en elevadas concentraciones en la sangre. A pesar de tener causa genética, la alimentación y la falta de actividad física, también pueden aumentar aún más la cantidad de glucosa en la sangre y así empeorar los síntomas.

En el caso de diabetes infantil tipo 2, la principal causa es una dieta desequilibrada y rica en dulces, pastas, frituras y refrescos, además de la falta de actividad física.

Qué hacer en la diabetes infantil

En el caso de la confirmación de diabetes infantil, es importante que los padres incentiven hábitos más saludables en los niño, como la práctica de actividades físicas y tener una alimentación saludable y equilibrada. Es importante que en estos casos se acuda a un nutricionista, el cual realizará una evaluación e indicará una dieta adecuada para el niño según la edad, peso, el tipo de diabetes y al tratamiento que estará recibiendo; además de ofrecerle educación nutricional tanto al niño como a los padres.

La alimentación para la diabetes infantil debe ser dividida en 6 comidas durante el día y debe ser equilibrada en proteínas, carbohidratos y grasas, evitando alimentos ricos en azúcar. Una estrategia para hacer que el niño coma correctamente y siga la alimentación, es que la familia también siga el mismo tipo de dieta, así, reduce los deseos de comer otras cosas y ayuda al tratamiento y control de los niveles de glucosa en sangre.

En el caso de diabetes infantil tipo 1, se recomienda además de la alimentación saludable y la práctica de ejercicios, el uso de inyecciones de insulina diariamente, que deben usarse según la orientación del pediatra. Es importante monitorear los niveles de glucosa en sangre del niño, antes y después de las comidas, y en caso de existir algún cambio, es necesario acudir al pediatra para evitar alguna complicación.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje