¿Cuáles son las consecuencias de comer rápido?

Revisión clínica: Tatiana Zanin
Nutricionista

Comer rápido y no masticar los alimentos favorece el aumento de peso. Esto ocurre debido a que el organismo no tiene suficiente tiempo para que las señales de saciedad lleguen al cerebro, haciendo con que se ingiera más cantidad de alimentos y a su vez más calorías de las que el organismo necesita, favoreciendo así la ganancia de peso.

El proceso de masticación no sólo tritura los alimentos, también forma parte del proceso de digestión, ya que a medida que se mastica se liberan enzimas que "preparan la comida" para facilitar el proceso de digestión en el estómago.

Asimismo, comer rápido también produce otros problemas como indigestión y acidez. Por este motivo, es importante cambiar este hábito alimentario, debiendo tratar de dedicarle por lo menos unos 20 minutos a la comida y realizarla en un lugar calmo que permita disfrutarla y saborearla.

Por lo que las consecuencias de comer rápido y no masticar los alimentos correctamente son: 

1. Aumento de peso

El cerebro y el estómago trabajan juntos para controlar el apetito, pero este proceso no es instantáneo. El hecho de comer rápido no permite que las señales de saciedad sean transmitidas hacia el cerebro, las cuales demoran entre 15 a 20 minutos en llegar, indicando que ya no es necesario ingerir más comida porque ya el estómago está lleno.

Esto hace con que la persona ingiera mayor cantidad de alimentos y consuma más calorías de las que el cuerpo realmente necesita. Todas estas calorías extra las almacena en forma de grasa y hace con que la persona suba de peso. Asimismo, esta situación también puede causar a largo plazo un aumento de la glucemia, del colesterol y de los triglicéridos en la sangre, especialmente si la grasa se acumula a nivel abdominal.

Es importante modificar este hábito y comenzar a comer más lento, haciendo cambios en la alimentación y realizando actividad física regularmente, ya que en conjunto ayudan a combatir la obesidad y a su vez las enfermedades asociadas como la hipertensión y la diabetes mellitus. Vea otros consejos para bajar de peso

2. Indigestión y malestar estomacal

El ardor estomacal, la sensación de tener la barriga hinchada, la acidez, el reflujo, la pesadez y los eructos también pueden surgir como consecuencia de una indigestión por comer rápido. Estos síntomas se producen porque la comida no se mastica correctamente quedando en trozos más grandes, siendo más difíciles de digerir y permaneciendo por más tiempo en el estómago. 

Además de esto, también puede haber mayor formación de gases porque es más fácil tragar aire y la digestión es más lenta. Vea más sobre los síntomas de una indigestión

3. Aumenta el riesgo de atragantamiento

Al comer rápido hay un mayor riesgo de atragantamiento porque los alimentos no son masticados correctamente, pudiendo quedar atascados en la garganta y causar asfixia e inclusive la muerte. 

¿Qué hacer para comer más lento?

Para comer más lento y mejorar la digestión debe:

  • Dedicarle a la comida como mínimo 20 minutos, en lugar tranquilo y sin ruido;
  • Concentrarse en la comida, evitando distracciones como comer en frente de la televisión o en la mesa de trabajo;
  • Evitar reírse, hablar o discutir mientras se mastica y se traga;
  • Picar los alimentos más pequeños para que sean más fáciles de masticar;
  • Masticar varias veces los alimentos dependiendo de su consistencia;
  • Detenerse durante la comida y reflexionar sobre si está lleno o no; 
  • Beber máximo 1 vaso de agua (240 ml) con las comidas, evitando ingerir otras bebidas como refrescos o jugos pasteurizados. 

Asimismo, existen ejercicios como la meditación de la mandarina, en el cual se recomienda comer la fruta lentamente, reflexionando sobre el proceso de la naturaleza para producirla y el trabajo necesario para que llegue a la mesa, sintiendo y degustando con gratitud el sabor dulce y cítrico de esta maravillosa fruta.

¿Fue útil esta información?

Cerrar
Gracias por tu mensaje.
Revisión clínica:
Tatiana Zanin
Nutricionista
Formada por la Universidad Católica de Santos con registro profesional CRN-3 nº 15097. Especialista en nutrición clínica por la Universidad de Porto.
Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em febrero de 2022. Revisión clínica por Tatiana Zanin - Nutricionista, em febrero de 2022.

Bibliografía

  • YUAN Li; ZEQI Su et al. Association of Symptoms with Eating Habits and Food Preferences in Chronic Gastritis Patients: A Cross-Sectional Study. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2020. 1-11, 2020
  • BELFAST HEATH AND SOCIAL CARE TRUST. How to reduce the risk of choking. Disponível em: <http://helpstopchoking.hscni.net/uploaded/files/1/2015/04/1093-Choking_Awareness_App_Eat_Safely_v2.pdf>. Acceso en 03 feb 2022
Abrir la bibliografía completa
  • ARGYEAKOPOULOU Georgia; SIMATI Stamatia, et al. How Important Is Eating Rate in the Physiological Response to Food Intake, Control of Body Weight, and Glycemia?. Nutrients. 12. 6; 1-26, 2020

Videos Relacionados

  • Cómo bajar 1 kg por semana sin dejar de comer

    12:52 | 9986 visualizações