Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Cómo limpiar el oído del bebé

Para limpiar los oídos del bebé se puede utilizar una toalla, un pañal de tela o una gasa, siempre evitando el uso de un hisopo, pues pueden ocurrir accidentes como rotura del tímpano y taponamiento del oído con cera. 

Después se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Acostar al bebé en una superficie segura;
  2. Voltear la cabeza del bebé con el oído en dirección hacia arriba;
  3. Mojar levemente la punta del pañal, la toalla o la gasa en agua tibia sin jabón;
  4. Exprimir el pañal de tela para remover el exceso de agua;
  5. Pasar la toalla, el pañal o la gasa húmeda por la parte externa de la oreja para remover las impurezas;
  6. Secar la oreja con una toalla suave. 

Es importante tener en cuenta que solo deben ser retiradas las impurezas externas, pues la cera es drenada naturalmente por el oído y eliminada al bañarse. 

La cera es una sustancia producida naturalmente por el organismo para proteger el oído contra la entrada de polvo e impurezas, además de formar una barrera que dificulta la entrada de microorganismos que puedan causar infecciones como la otitis. 

Cómo limpiar el oído del bebé

Cuándo limpiar el oído del bebé

El oído del bebé puede limpiarse todos los días después de bañarlo, siguiendo los pasos indicados. Esta rutina es capaz de mantener el canal auditivo siempre libre de exceso de cera, lo que puede afectar la audición y provocar infecciones. 

Sin embargo, en caso de que exista una acumulación excesiva de cera, se aconseja consultar al pediatra para realizar una limpieza profesional y evaluar si existe algún problema con el oído. 

Cuándo la cera puede indicar un problema

La cera normal es fina y posee un color amarillento, siendo drenada de forma natural por un pequeño canal dentro del oído. No obstante, cuando existen problemas en el oído, la cera puede presentar variaciones de color y de espesor, tornándose más líquida o espesa.

Además, cuando existe un problema, el bebé puede presentar otros signos como frotarse las orejas, meter el dedo en el oído e incluso tener fiebre si se encuentra desarrollando una infección. En estos casos es importante acudir al pediatra para realizar una evaluación e iniciar el tratamiento adecuado. 

Cómo evitar inflamaciones en el oído

La inflamaciones del oído, también conocidas como otitis, pueden ser prevenidas con medidas simples como secar bien el oído del bebé luego de bañarlo, limpiar bien la parte externa y la parte de atrás de la oreja como se explicó anteriormente y no sumergir en el agua los oídos del bebé al bañarlo. 

Asimismo, nunca se debe utilizar ningún objeto puntiagudo para intentar retirar la cera o ayudar a limpiar dentro del oído, como hisopos, grapas o palillos de dientes, pues pueden provocar heridas o romper el tímpano fácilmente. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje