Bronconeumonía: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
enero 2022

La bronconeumonía es la inflamación de los bronquios y alvéolos, que son estructuras internas del pulmón, pudiendo restringirse a estas estructuras o afectar al pulmón como un todo, incluyendo la pleura, que es la membrana que cubre al pulmón.

Los bronquios corresponden a la vía por donde entra el aire hacia los pulmones. De esta forma, cuando hay inflamación en esta estructura, el aire no logra entrar con facilidad a ellos, por lo que es común el desarrollo de síntomas como una intensa falta de aire, piel pálida, labios azulados y sensación de cansancio con facilidad.

Ante la presencia de signos y síntomas de bronconeumonía es importante consultar al neumólogo o médico general, ya que de esta forma es posible diagnosticar la causa de la inflamación e iniciar el tratamiento más adecuado, que puede incluir el uso de antibióticos o medicamentos antiinflamatorios.

Principales síntomas

Los síntomas de bronconeumonía pueden ser semejante a los de otras enfermedades respiratorias, principalmente gripe, siendo los más comunes:

  • Fiebre superior a 38ºC;
  • Dificultad para respirar y sensación de falta de aire;
  • Cansancio;
  • Debilidad muscular;
  • Escalofríos y sudor frío;
  • Tos con flema;
  • Aumento de los latidos cardíacos;
  • Labios y puntas de los dedos azulados.

En el caso de los bebés, además de fiebre, la bronconeumonía puede causar síntomas como falta de apetito, dificultad para dormir, irritabilidad fácil y respiración ruidosa y rápida. La bronconeumonía en el bebé es muy frecuente, ya que sus sistema inmune aún se encuentra poco desarrollado, lo que facilita la proliferación de bacterias y otros microorganismos que pueden causar este tipo de infecciones. Por lo que, ante el surgimiento de los primeros síntomas, es importante consultar al pediatra para prevenir consecuencias.

Cómo confirmar el diagnóstico

Los síntomas de bronconeumonía pueden ser muy semejantes a los de la gripe, por lo que es importante consultar al médico general, pediatra o neumólogo para que se realice una evaluación de los síntomas y se realicen exámenes que confirmen la bronconeumonía.

Además de la evaluación de los síntomas y de los pulmones por medio del estetoscopio, el médico puede solicitar otros exámenes como, análisis de sangre, radiografía del tórax, tomografía computarizada o una broncoscopia, que es un examen realizado con el objetivo de evaluar las vías aéreas, identificando signos de inflamación, por ejemplo. 

Causas de bronconeumonía

La bronconeumonía es causada principalmente por microorganismos, siendo asociada frecuentemente a infecciones bacterianas, especialmente por Staphylococcus sp., Streptococcus sp. y Haemophilus influenzae. Sin embargo, también puede ser consecuencia de infecciones por virus u hongos, siendo en estos casos más frecuente que se presente en personas con un sistema inmunológico debilitado.

Además, la bronconeumonía puede ser consecuencia de enfermedades respiratorias sin un tratamiento adecuado, como gripe, COVID-19 o leishmaniasis visceral, por ejemplo, en que el agente infeccioso no es eliminado por completo, permaneciendo en las vías respiratorias y produciendo una bronconeumonía.

Esta inflamación también puede ser consecuencia de una broncoaspiración o de una bronquitis aguda o crónica que afecta a la laringe y tráquea.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la bronconeumonía puede variar de acuerdo a la causa de la inflamación, pudiendo ser indicado el uso de medicamentos antibióticos como ceftriaxona y azitromicina, en caso de que la inflamación esté relacionada con bacterias o medicamentos antiinflamatorios. Además, el médico general o neumonólogo también puede recomendar el uso de medicamentos para aliviar la tos o una dieta líquida para prevenir la deshidratación. 

Normalmente, el tratamiento dura alrededor de 14 días. Durante ese tiempo se recomienda tener otros cuidados como:

  • Reposar y evitar hacer esfuerzos;
  • Evitar cambios bruscos de temperatura;
  • Beber mínimo 2 litros de agua;
  • Realizar nebulizaciones regulares con suero fisiológico;
  • Evitar fumar o ir a sitios con humo. 

Además de eso, para prevenir la transmisión de la enfermedad, también se debe tapar la boca al toser, lavar las manos de forma regular y evitar ir a lugares públicos y cerrados. 

En casos más graves, la bronconeumonía puede requerir de hospitalización, donde podría requerirse la administración de oxígeno, inyecciones de antibióticos y realización de fisioterapia respiratoria. Conozca con más detalle cómo se realiza la fisioterapia respiratoria.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em enero de 2022. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em noviembre de 2019.

Bibliografía

  • PINHEIRO, Marcelo C.; SILVA, Talina C.; GABRIEL, Igor S.; SEABA, Cícera Amanda M. Broncopneumonia na população idosa: uma revisão integrativa da literatura. Revista Interdisciplinar em Saúde. Vol 5. 4 ed; 882-897, 2018
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.